de 496
Caso 273

Tengo dieciocho años, y lo que más amo en el mundo es ayudar a los demás. Eso es lo que quiero hacer en mi futuro. A pesar de todo, siempre sonrío cuando estoy alrededor de las personas. Me esfuerzo por hacer que ellas se sientan bien y por motivarlas.... Pero hay veces que me siento mal, vacía, al final del día, con lágrimas y temores... ¿Cómo puedo ser mejor persona y no sentirme vacía?

Consejo

Estimada amiga:

Nos alegramos de que nos haya contado su caso. La felicitamos por su habilidad en las relaciones públicas y su trato de los demás. Hay muchas profesiones entre las que puede escoger que aprovecharán al máximo ese deseo que usted tiene de ayudar a otros.

Dividamos su pregunta en tres partes: el vacío, la aflicción emocional (las lágrimas) y los temores. Los temores pueden resultar de la preocupación acerca del futuro, o de la ansiedad acerca del presente. No sabemos si usted teme al futuro, o si siente ansiedad en cuanto a sus circunstancias actuales, o tal vez ambas cosas. Sin embargo, el mejor antídoto para todo temor es la confianza. Cuando usted le pida a Jesucristo que forme parte de su vida y sea su mejor amigo, poco a poco comprenderá que puede confiarle su vida misma.

El apóstol Pablo escribió: «Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.»1 Así que Dios está velando por nuestro bienestar y disponiéndolo todo cuando lo amamos y colaboramos con Él en pro de su reino. Tal como los buenos padres velan por el bienestar de sus hijos, nuestro Padre celestial vela por nosotros y dispone las cosas en nuestro favor cuando le hemos entregado nuestra vida. Usted puede confiar en que Él jamás la dejará ni la desamparará.2

En cuanto a la aflicción emocional que siente a través del llanto y de esa sensación de vacío, hay varias posibilidades que pudieran estar causando sus lágrimas. Si usted les infunde aliento a los demás todos los días, pero no hay nadie que la anima a usted, entonces tiene una razón válida para sentirse vacía al final del día. Es más, si tiene un grupo de amigos y de conocidos que reciben y nunca dan, entonces usted necesita encontrar algunos amigos que la animen y la motiven. Es posible que le haga falta un mentor o una persona que la guíe. Sin duda necesita a alguien a quien le pueda confiar sus sentimientos más íntimos. Cuando no tiene oportunidad de desahogarse al expresarlos, salen a modo de lágrimas.

Cada uno de nosotros ha sido creado con un vacío que sólo Dios puede llenar. Muchos tratan de llenarlo con buenas obras, que contribuyen a que sientan cierta satisfacción; pero el vacío permanece oculto. Otros tratan de llenar el vacío con las drogas y el alcohol, pero eso sólo hace que sientan aún mayor ese vacío. Una relación personal con Dios por medio de su Hijo Jesucristo es la única solución para satisfacer cualquier vacío.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Ro 8:28
2 Dt 31:6

Información en este sitio