de 492
Caso 392

Soy una mujer casada hace dos años. Hace ya diez meses que mi esposo comenzó a maltratarme psicológica y verbalmente. Ya hace cuatro meses que me separé. Tengo un hijo de cinco meses, fruto de esa relación.

Ahora mi esposo me busca y dice que ha cambiado.... Se ha comportado diferente conmigo. En todo este tiempo no ha desatendido al niño. Él me dice que regresemos, que todo será distinto, que él me ama; pero ni mi familia ni la de él quieren que regresemos. No sé qué hacer porque, después de todo lo que ha pasado, yo lo sigo amando.

Consejo

Estimada amiga:

¡Tenemos más preguntas que respuestas! Usted no menciona ningún problema durante el primer año de matrimonio. ¿Qué cambió, entonces, hace diez meses cuando su esposo comenzó a maltratarla verbal y psicológicamente? Como sucedió durante la segunda mitad de su embarazo, ¿será que el embarazo surtió un efecto negativo en su matrimonio? Usted se separó de su esposo cuando su hijo tenía sólo un mes de edad, así que estaba encinta durante cinco de los seis meses en que él la estaba maltratando verbal y psicológicamente. Ahora que no está embarazada, él la está tratando de un modo diferente y quiere que regresen como antes.

Es posible que el embarazo no tuviera nada que ver con que él la maltratara, pero no hay modo de saberlo con certeza. El hecho de que él no fue abusivo el año anterior indica que algo sucedió que hizo que cambiara su conducta hace diez meses. Y por eso creemos que él tiene la capacidad para dominarse y dejar de hacer de usted el blanco de su enojo y hostilidad.

Sin embargo, no basta con que él diga que ha cambiado. Debe demostrarlo mediante su conducta. Le recomendamos que fije un lapso de tiempo de salidas con él a fin de darle la oportunidad de que se lo compruebe. Pasen tiempo juntos, pero sin vivir ni dormir juntos. Explíquele que usted lo ama y que quiere que estén juntos, pero que tiene que protegerse estando muy segura de que él ha cambiado. Una vez que haya terminado ese lapso de tiempo (de tres a seis meses), usted podrá determinar con mayor seguridad si él de veras ha cambiado, y los dos podrán volver a comenzar a vivir juntos. Ahora bien, si después del primer lapso de tiempo él no da muestras de que ha cambiado, entonces fije un nuevo lapso en el que pueda volver a intentarlo.

Es muy importante que también acudan a un consejero matrimonial. Los dos necesitan aprender a comunicarse con mayor eficacia y de un modo más positivo. Si no tienen los recursos para recibir consejería privada, busquen a un profesional que ofrezca consejería en grupo.

Al hacer sus votos conyugales, ustedes dos se prometieron fidelidad hasta la muerte. En realidad, ahora no importa que sus familias no estén de acuerdo. La opinión de ellos tenía importancia antes del matrimonio, pero ya no.

Les recomendamos a los dos que busquen primero el reino de Dios al cultivar una estrecha relación diaria con Él mediante la oración y la lectura de la Biblia. Jesucristo dijo que si ustedes le dan prioridad a su relación con Dios, todo lo demás se resolverá.1 Al llegar a ser lo que Él desea que sean, también llegarán a ser mejores esposos.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Mt 6:33

Información en este sitio