de 496
Caso 410

[Soy un hombre de] veinticinco años. A los veintitrés empecé a sentir atracción por personas de mi mismo sexo. Esto me provocó un profundo sentimiento de culpa y una depresión extrema. [Hasta]... llegué a pensar en el suicidio. Nunca he tenido relaciones con personas de mi mismo sexo. La Biblia me ha ayudado mucho, aunque no me he convertido al cristianismo aún. Logré salir de la depresión y disminuir los deseos homosexuales, pero no han desaparecido en su totalidad.

Después de eso me casé y tengo una hija. ¿Es posible que algún día esos malos deseos desaparezcan en su totalidad?

Consejo

Estimado amigo:

Usted hace una pregunta muy interesante: «¿Desaparecerá algún día la tentación?» Lamentablemente, la respuesta es: No. Al igual que todos los demás que vivimos en este mundo, usted siempre sentirá la tentación de hacer algo que no quiere hacer. Cada uno de nosotros tiene sus puntos débiles, y son esos precisamente los puntos en los que seremos tentados.

Sin duda se preguntará por qué. ¿Por qué tiene que ser así? Ya que usted tomó la decisión de casarse y tener una hija, ¿acaso no debieran las tentaciones simplemente desaparecer?

Cuando yo era niña, con frecuencia me decían que el diablo se posaba en uno de mis hombros y Cristo en el otro. El diablo presuntamente me susurraba al oído que hiciera cosas malas, mientras que Cristo trataba de ayudarme a tomar buenas decisiones.

Como adulta, comprendo que Dios y el diablo no se la pasan en mis dos hombros. Sé que Dios está en todas partes, pero el diablo no. El apóstol Pedro dijo que «el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar».1 Así que sabemos que el diablo se la pasa buscando oportunidades para tentarnos a cada uno a hacer cosas que tendrán consecuencias desastrosas.

El apóstol Pablo escribió que nuestra lucha es contra fuerzas espirituales malignas.2 La palabra «lucha» es señal de una pelea continua que, aunque estemos ganando, él sigue insistiendo, y nosotros debemos mantenernos siempre en guardia.

Usted menciona que la Biblia lo ha ayudado. ¿Sabía que Jesucristo mismo fue tentado por el diablo, y que se valió de las Sagradas Escrituras para vencer al maligno? La Biblia es la verdad, y debemos medir todo lo que hacemos conforme a esa verdad. Es como una regla con la que medimos ciertas cosas. La Biblia dice con claridad que las relaciones sexuales fuera del matrimonio son pecado. Así que el diablo sigue tentándolo porque él quiere que usted haga caso omiso de la verdad de la Biblia y proceda como lo hace él.

¿Cómo puede usted resistir la tentación? Cristo les dijo a sus discípulos: «Estén alerta y oren para que no caigan en tentación.»3 Estar alerta significa que debe mantenerse vigilante y no bajar nunca la guardia. Orar quiere decir que Dios está dispuesto a ayudarlo cuando se lo pida.

¿Por qué no le pide a Dios que lo ayude? Él lo ama, y quiere tener una relación estrecha con usted. Pero como Él es santo, el primer paso que usted debe dar es pedirle que perdone todos sus pecados. Su Hijo Jesucristo murió en la cruz para pagar por nuestros pecados, de modo que el perdón que nos ofrece es gratuito. Acepte ese perdón hoy mismo, y comience una nueva vida con la ayuda de Dios.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 1P 5:8
2 Ef 6:12
3 Mt 26:41; Mr 14:38

Información en este sitio