de 535
Caso 505

Soy padre de una linda niña de dos años. Vivía con mi esposa en casa de mi suegra. Acepté ir a vivir allá debido a que la suegra es una señora sola. Su esposo la dejó, y su otro hijo falleció.... Mi esposa ahora es hija única, y su mamá estaba muy feliz con el nacimiento de mi niña. Sin embargo, se apoderó de mi suegra una obsesión de poder sobre mi niña, y terminó echándome de su casa.... Me siento muy mal. Me han alejado del amor de mi niña. No sé si pelear la custodia en los tribunales, porque por un lado, si se la quito me sentiría mal, pues la aman mucho; pero por otro lado, si se la dejo, sé que mi niña sufrirá.

Consejo

Estimado amigo:

Nos alegramos de que nos haya pedido consejo. Muchos hombres tienen un problema muy parecido y necesitan consejo, igual que usted. En su caso hay tiempo todavía de hacer lo correcto, mientras que algunos de ellos han esperado tanto que su problema ahora es mucho más complicado. Sin embargo, nunca es demasiado tarde para hacer lo debido en beneficio de sus hijos.

Dice que se siente mal porque sabe que a su hija la aman su esposa y su suegra, y usted no quiere hacer nada para separarlas. Tal parece que la persona que tiene la culpa de lo que está pasando ahora es la que lo echó a usted de la casa. Y la que decidió quedarse con su mamá en vez de irse con su esposo también es culpable. Si nos ha contado todo lo ocurrido, sin haber omitido nada malo que usted haya hecho, entonces no tiene que sentirse culpable por lo que debe hacer ahora.

No deje que pase ni un solo día. Su hija lo necesita a usted ahora mismo, y lo necesitará aún más en el futuro. Así que haga todo lo posible por luchar por la custodia compartida. No se sienta culpable por hacerlo, ya que no tiene ninguna otra opción. Si usted se alejara y se diera por vencido, sólo para mantener la paz, con eso estaría abandonando a su hija y haciendo que sufra a causa de ese abandono. Tanto niños como adolescentes y adultos nos han contado cómo el abandono de sus padres les ha causado sufrimiento de por vida. ¡No le haga eso a su preciosa hijita!

Las suegras que interfieren en la vida de sus hijos son imprudentes e insensatas. Yo misma, que soy suegra, sé que es fácil pensar que una sabe más que los otros. Pero no importa lo difícil que sea, las suegras no deben entrometerse en los asuntos de sus hijos, y nunca deben dar consejos que no les piden acerca de cómo criar a los nietos. No hay justificación alguna para interponerse entre un nieto y el padre o la madre del mismo.

Usted necesita sabiduría divina para recorrer el camino que tiene por delante. Lo animamos a que le pida a Dios en oración que lo acompañe y lo guíe. Pídale que le perdone sus pecados y le ayude a llevar su vida de tal modo que sea de ejemplo a su hija.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio