de 544
Caso 510

He estado bajando películas de la Internet. En el país donde vivo no se hacen cumplir los derechos de autor, pero no sé si ante los ojos de Dios es ilícito hacer ese tipo de cosas. He oído decir que bajar películas es piratería, y eso obviamente es malo y prohibido. Sé que nadie me mira hacerlo, pero mi conciencia me dice que no es correcto. Quisiera un consejo bíblico de parte de ustedes.

Consejo

Estimado amigo:

Usted hace una buena pregunta que a muchos les ha de interesar. Emplea la palabra «piratería», que tiene el sentido de robar algo que luego puede venderse. Muchos creen erróneamente que no tiene nada de malo descargar una película siempre y cuando no la vendan ni la compartan con otros.

Por supuesto, hay algunos videos y hasta hay películas en la Internet que pueden descargarse y compartirse legalmente. Es posible que quienes venden publicidad hasta quieran que se compartan esos videos para que un producto relacionado pueda anunciarse y promoverse. Sin embargo, hay películas que comienzan con advertencias específicas para que sea fácil darse cuenta de que es ilícito descargarlas. Esas películas son propiedad de las compañías que las produjeron. Descargar esas películas y apropiarse de ellas es robarlas.

Usted dice que en su país no se hacen cumplir los derechos de autor. Sin embargo, si una película tiene advertencias al comienzo, es ilícito descargarla aun cuando quienes lo hagan nunca sean juzgados por ello en su país.

Dice usted que le remuerde la conciencia a pesar de que nadie ve lo que está haciendo. Su conciencia le dice que no importa que nadie lo vea, ni importa si jamás se le juzgue por eso. Si toma intencionalmente algo que no es suyo, eso no es correcto, sean cuales fueren los detalles.

Usted pide un consejo bíblico. Es obvio que las Sagradas Escrituras no se refieren específicamente a películas en la Internet porque no existían cuando se escribieron los libros de la Biblia. Sin embargo, las Escrituras son muy claras en cuanto a no robar y a obedecer las leyes. Uno de los Diez Mandamientos nos dice que robar es quebrantar la ley de Dios.1

El apóstol Pablo enseñó que los sistemas de gobierno y las autoridades que los representan han sido establecidos por Dios.2 Eso no quiere decir que toda autoridad tome decisiones acertadas, ni que todo gobierno sea digno de confianza y tenga buena ética. Todos sabemos de casos en que el gobierno y sus representantes son corruptos.

Sin embargo, sí quiere decir que Dios desea que obedezcamos las leyes aprobadas por nuestro gobierno a menos que contravengan alguna enseñanza bíblica. San Pablo dijo: «Así que es necesario someterse a las autoridades no sólo para evitar el castigo, sino también por razones de conciencia.»3

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Éx 20:15
2 Ro 13:1
3 Ro 13:5

Información en este sitio