de 535
Caso 525

Hace dos años convivo con un hombre catorce años mayor que yo. Él tiene dos hijos de dos relaciones.... Desde que está conmigo usa contraseña en su móvil. Muchas veces le dije que no me gustaba eso, que no teníamos que tener nada oculto uno del otro. Una vez se descuidó, y leí mensajes de su pareja anterior aun cuando, según él, no se escribían.... Ahora lo tiene sin contraseña, pero no lo deja en ningún lado.... Se va hasta el baño, y de noche lo oculta. Yo confío en él... pero me duele que haga eso.

Consejo

Estimada amiga:

Usted dice que confía en él, pero todo lo demás que dice grita a voz en cuello que eso no es cierto. Es más, todo su caso tiene que ver con el hecho de que no confía en él. Se ha convencido de que confía en él porque usted cree que la confianza es necesaria en una relación sentimental. Pero el hecho de que se siente impulsada a leer todos los mensajes de él es prueba de que usted no le tiene ninguna confianza.

Es muy imprudente que cualquiera de nosotros use un dispositivo electrónico sin crear una contraseña. Las contraseñas nos protegen del robo de nuestra información personal. Nos pueden robar el teléfono en el momento menos pensado, poniendo en peligro nuestra información. Así que es irresponsable de su parte exigir que su novio no tenga una contraseña.

Es obvio que su novio sabe que usted está empeñada en vigilarlo. Sin duda usted tiene razón al decir que tiene algo que ocultar. Se trata de un hombre con al menos dos relaciones sentimentales previas y sin historial de fidelidad. Así que es probable que él ande en busca de una próxima novia.

Al parecer usted no comprende que, al ser padre de dos hijos, su novio tiene que comunicarse de algún modo con las madres de esos niños. Un hombre honorable cumple con un régimen de visitas con sus hijos y aporta por lo menos la mitad del sustento para ellos. Hace falta la comunicación para que esto se logre, así que hay por lo menos una buena razón para estar enviándoles mensajes a esas mujeres.

Usted desea una relación amorosa y fiel, pero nunca la obtendrá viviendo con un hombre que no se ha comprometido formalmente con usted. Si de veras la amara, le pediría que se casara con él. Pero nosotros jamás le aconsejaríamos que se casara con él a no ser que usted pudiera aceptar y aprobar que él hable con sus parejas anteriores para concertar visitas con sus hijos, y que él contribuya al sustento de sus hijos. Además, necesitaría haber absoluta confianza entre ambos de modo que él dejara de ocultarle su teléfono y usted dejara de vigilarlo. Como no es probable que nada de esto ocurra, está claro que usted desperdicia algunos de los mejores años de su vida al seguir con este hombre.

La clase de relación que usted desea puede hallarse sólo cuando se sigue el plan de Dios en cuanto al sexo. Eso implica llegar a conocer a un hombre sin tener una relación sexual con él, llegar a confiar en él antes de comprometerse, y luego casarse con él como símbolo de esa confianza y de ese compromiso. De lo contrario, cuando usted tenga una relación íntima con un hombre sin haber cumplido esos requisitos, los neurotransmisores que emite su cerebro durante el acto sexual pueden hacer que usted interprete mal el verdadero estado en que se encuentra la relación. Esas sustancias químicas cerebrales pueden hacer que usted pase por alto señales de peligro y tome decisiones basadas en vanas ilusiones y no en la realidad.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio