de 552
Caso 551

En mi juventud conocí a una chica. Ella fue mi primera novia, y también para ella fui su primer novio.... Después de un noviazgo de cinco años, ella quiso casarse conmigo. Yo no estaba muy seguro de hacerlo, pero creo que por la presión de las familias y de ella acepté, esperando que mis sentimientos hacia ella cambiaran.

Ahora vamos a cumplir dos años de casados, pero mis sentimientos no han cambiado. Siento que me equivoqué y no estoy enamorado de ella. La situación es tan complicada que nuestro matrimonio aún no ha sido consumado sexualmente. Estoy muy angustiado y no sé qué hacer. Necesito de su consejo.

Consejo

Estimado amigo:

Estamos de acuerdo con usted: su situación es muy complicada. Sentimos mucho lo que están afrontando tanto usted como su esposa. Lamentablemente, el caso como usted lo cuenta no se presta para que le demos un consejo en particular, pero podemos ofrecerle cierta información que bien pudiera ayudarle a decidir qué hacer.

¿Por qué no han consumado su matrimonio? ¿Se debe a algún problema físico que tiene uno de los dos? ¿Acaso uno de ustedes sufre de un problema emocional a causa de haber sido víctima de abuso sexual en el pasado? ¿O será que uno de los dos no está dispuesto a participar en una relación sexual? Su respuesta a esta pregunta es determinante en cuanto a saber qué debe hacer.

Dios diseñó el afecto físico y el acto sexual con consentimiento mutuo para que se produzcan sustancias químicas en el cerebro que estimulen a la pareja de modo que sientan amor el uno por el otro. Esas sustancias químicas y esos sentimientos contribuyen a que sea más fuerte el vínculo entre los cónyuges. Esa es una de las razones por las que el apóstol Pablo enseñó que los cónyuges no deben negarse a tener relaciones conyugales, excepto de común acuerdo por breves lapsos de tiempo.1 Él comprendió que demostrar el amor a través del afecto físico y de las relaciones sexuales es un tipo de pegamento que mantiene juntos a los matrimonios durante décadas, a pesar de los problemas inevitables que acompañan a la vida.

En muchos países, cuando un matrimonio no se ha consumado es posible anularlo legalmente. Tal anulación sería como si nunca se hubieran casado. Sin embargo, nosotros no sabemos si usted debe hacer la gestión de anularlo porque no sabemos por qué no se ha consumado el matrimonio.

Creemos que es muy probable que necesite consultar a un médico, o a un abogado o a los dos. Como no cumplimos con los requisitos para dar consejos médicos o jurídicos, le recomendamos que consulte su dilema con un profesional. Mientras tanto, lo animamos a que le pida a Dios que le dé sabiduría para tomar las decisiones acertadas en este caso.

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 1Co 7:5

Información en este sitio