de 552
Caso de la Semana

Llevo nueve años de casada. Tenemos cuatro hijos pequeños. Hace aproximadamente un mes empezaron a salir a la luz deudas que tiene mi esposo: [alquileres], cuotas de un pequeño préstamo que [pidió] y un pago del préstamo hipotecario. Me notificaron de [estas deudas] en mi domicilio. Sin embargo, al hablar con él y decirle que busquemos la manera de pagar (sin confrontarlo ni juzgarlo), me lo negó todo.... [y ahora] me evade. No he tenido con quién contar sino con sus padres, quienes le aconsejaron que sea transparente. Sin embargo, su actitud sigue siendo la misma de negación.... ¿Cómo debo proceder con él?

Consejo

Estimada amiga:

Comprendemos por qué siente que es urgente hacer algo al respecto. En la mayoría de los países, los cónyuges comparten la responsabilidad por todas sus deudas. Así que es probable que, al igual que su esposo, usted esté endeudada personal y legalmente con esos acreedores aunque haya influido poco o no haya influido nada en la decisión que él tomó de pedir prestado el dinero.

Si la hipoteca que usted menciona es de la casa en la que viven, entonces sabe que el no hacer los pagos resultará en que eventualmente pierdan la casa y tengan que mudarse. Por si eso fuera poco, las deudas sin pagar hacen que los dos tengan una baja calificación crediticia. Hay cada vez más propietarios, bancos y empresas que investigan las calificaciones crediticias de sus futuros inquilinos o clientes. Una calificación baja pudiera incluso impedir que les alquilen un apartamento. Es posible que su familia se viera obligada a mudarse a la casa de algún pariente o amigo.

Al parecer, durante algunos años su esposo pagó las cuentas a tiempo, ya que pudieron comprar una casa y hacer los pagos. De modo que algo tuvo que haber cambiado para que él ahora no pueda pagarlas. ¿Ha perdido él su empleo y está demasiado avergonzado como para decírselo a usted? ¿Será que se ha involucrado con personas que lo están extorsionando, exigiéndole dinero? ¿Acaso tiene una segunda familia a la que también está sustentando? Ninguna de esas opciones es buena, pero todas serían buenas razones para que usted continúe insistiendo en que él le diga la verdad.

Fue muy prudente de su parte acudir a los padres de él en vez de involucrar a otras personas. Pídales a ellos que vuelvan a ayudarla. Trate de informarse de toda la deuda, y llame a los acreedores para obtener los detalles precisos. Luego programe una intervención, junto con los padres de él. No es probable que este asunto simplemente desaparezca.

No hay respuestas fáciles para su situación. Los novios que están por casarse debieran conocer todos los detalles de las finanzas de su pareja, y no debieran tener objeciones acerca de la manera en que su futuro cónyuge gasta o ahorra dinero. Después de casados, los dos deben pagar las cuentas juntos y estar de acuerdo en todas las decisiones financieras. Ese es el único modo de evitar un dilema difícil como el que usted está afrontando.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio