de 582
Caso 577

Una chica de mi pasado, de la cual siempre estuve enamorado, reapareció. Ella me comentó que estaba casada y que tenía una niña, pero que su matrimonio era sólo porque él le estaba ayudando a tramitar los papeles [para una visa, pero que cuando los obtuviera,] se divorciaría para casarse conmigo. El problema es que la he pillado en muchas mentiras.... Ella me dice que me ama, pero no estoy seguro si es realmente por mí o porque la ayudo económicamente.

Obtuve el teléfono de su mejor amiga, y ella [me contó] muchas cosas que [mi novia ha hecho, tales como ser infiel y] enamorar a los hombres para que le den dinero....

No sé qué hacer. He llorado muchas noches por ella.... Estoy sumergido en una depresión. No hago nada más que ir a mi trabajo y volver a casa y encerrarme en mi habitación.

Consejo

Estimado amigo:

Esperamos que siga el consejo que vamos a darle, aunque no le va a gustar y pensará que es severo. Sin embargo, a pesar de lo que sienta, usted demostrará su verdadero carácter conforme a la manera en que responda a ese consejo.

Hay señales de peligro con luces rojas a su alrededor, y sin embargo usted dice que no sabe qué hacer. Es como si estuviera de pie en el centro de una autopista con un camión a punto de arrollarlo a alta velocidad, y usted está paralizado. No sólo se niega a moverse, sino que se siente abatido con sólo pensar que pudiera tener que moverse para salvar su propia vida.

Usted está permitiendo que predominen sus emociones. En lugar de advertir todas las señales de peligro y pensar en la situación de una manera lógica, usted ha cerrado la mente a la razón y a la verdad. Por supuesto, es triste que ame a una mujer inalcanzable que carece de integridad, y está bien que se sienta triste por tener que cortar toda comunicación con ella. Pero el sentirse abatido y permitir que sus emociones predominen sobre toda su existencia es prueba de debilidad de carácter, falta de valor y absoluta indiferencia por la honradez y la veracidad.

Dios comprende cómo se siente usted, ya que nos ama a pesar de nuestra infidelidad. Cuando tratamos de engañarlo o de aplacarlo con vanas tradiciones, Él se aflige tal como ha estado afligido usted. Pero, así como Él es el autor del amor, también estableció la justicia. De modo que, si bien nos ama, no deja que su amor anule su justicia.

Si optamos por no amar a Dios ni seguir a su Hijo Jesucristo como discípulos suyos, Él no nos obliga a que lo hagamos. Más bien nos permite apartarnos de su cuidado amoroso, así como usted debe librarse de los vínculos emocionales que lo tienen atado a la mujer casada a quien considera su novia.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Este Caso me ayudó Envíenme información Deseo una relación con Cristo
Información en este sitio