de 496
Caso 88

Le hice un favor a una familia pobre. Les presté cierta cantidad de dinero. Me hablaron para decirme que me iban a pagar, pero lo que recibí fueron seis impactos de bala en la cara.

Ahora lo que más deseo es hacerme justicia, pero algo me detiene a pesar de [la cólera] que siento. La verdad, no sé qué hacer, si dejarlo así o terminar [con toda] la familia que me hizo eso.... Perdí mi empleo.... Ahora no tengo nada. Cada vez que tengo que pasar al hospital y ver mi estado, me da rabia,... cólera, y deseo hacerme justicia con mis propias manos.

Consejo

Estimado amigo:

¡Lamentamos mucho esta tragedia que usted ha sufrido! Es una experiencia por la que nadie debiera pasar. Es natural que usted desee que se haga justicia si a las personas culpables de su dolor y perjuicio no se les ha castigado. De ser así, no es justo que ellas sigan viviendo como si nada hubiera ocurrido, mientras que usted sufre las devastadoras consecuencias cada día que pasa.

Es que usted no nos dijo si a esas personas se les ha arrestado o acusado de haberle disparado. Tal vez la falta de acción por parte de las autoridades haya contribuido a que usted quiera hacer justicia con sus propias manos, convencido de que el sistema judicial le ha fallado. En ese caso, no es nada extraño que usted se sienta airado y frustrado.

¿Sabía usted que la ira produce cambios físicos en el cuerpo? La ira hace que su cuerpo produzca sustancias químicas destinadas a ayudarle a afrontar lo que está causándola. Esas sustancias hacen que sienta que tiene poder y que puede eliminar el problema, y hasta pudieran hacerle sentir que tiene una extraordinaria lucidez en cuanto a la situación en su totalidad. La adrenalina que fluye a través de su sistema nervioso puede también hacer que se sienta inquieto y ansioso de salir y darle fin al conflicto que esa familia comenzó.

El hecho de que nos haya contado su caso quiere decir que usted comprende que debe considerar las consecuencias de cualquier medida que tome con el propósito de vengarse. Por muy poderoso que se sienta y por muy justa que considere su causa, lo más probable es que cualquier medida que usted tome para vengarse empeoraría su propia situación. Pudiera ir a parar en una cárcel por el resto de su vida. Por ahora tal vez le parezca que vale la pena, pero eso no es cierto.

Dios sabe que injusticias como esta ocurren, y ha provisto una solución. El apóstol Pablo enseñó: «No tomen venganza, hermanos míos, sino dejen el castigo en las manos de Dios, porque está escrito: “Mía es la venganza; yo pagaré”, dice el Señor.»1 San Pablo da a entender con toda claridad que Dios hará justicia con quienes le dispararon a usted. Por ahora pudiera parecer que se han salido con la suya, pero Dios ve todo lo que se hace y conoce todo corazón. Usted puede confiar en que Él hará justicia.

Si sigue permitiendo que lo domine la ira, las consecuencias químicas que sufrirá su sistema nervioso pueden causarle aún más malestar físico. Entréguele más bien esa ira al Señor.

Deje que Dios haga justicia,

Linda y Carlos Rey
____________________
1 Ro 12:19

Información en este sitio