de 463
Caso 100

Soy una joven de veintisiete años y tengo seis meses de casada. El problema es que aún no he salido embarazada y eso me preocupa muchísimo, porque no estoy planificando y a veces pienso que nunca voy a tener un bebé. Mi esposo no me ataca, pero yo sé que ya él quiere un bebé, y eso me hace sentir peor.... Mi mamá, mi suegra y muchas personas más siempre me preguntan si ya estoy embarazada, y eso me pone peor. Y lo peor de todo es que le tengo fobia al doctor. Tengo miedo de que me diga que yo nunca voy a tener un bebé.

Consejo

Estimada amiga:

¡La felicitamos por su matrimonio! Es maravilloso que usted tenga un esposo que la ama. Cada día que los dos viven como esposos, aprenden más el uno del otro. Esta es una etapa importante para que crezcan como pareja y disfruten juntos antes que lleguen los hijos.

No recomendamos que los cónyuges hagan planes de tener hijos hasta que los dos hayan vivido juntos algunos años. A veces los hijos llegan muy temprano, y los esposos pueden lograr que tenga éxito su matrimonio a pesar de eso; pero en definitiva es mejor que pasen algún tiempo los dos solos antes de la llegada de los pequeños. Los bebés pueden crear mucha tensión, y cada pareja necesita haber edificado un fundamento sobre el que puedan estar seguros en su amor mutuo. Los cónyuges necesitan haber aprendido cómo resolver conflictos y cómo trabajar juntos para alcanzar sus metas.

Es evidente que los hijos son muy importantes para ustedes, y que tienen muchos deseos de comenzar a tenerlos, pero nos han dado la impresión de que su situación ha hecho que sientan mucha ansiedad. ¿Sabía usted que la ansiedad produce sustancias químicas que pudieran estar impidiendo el embarazo? A muchas parejas se les hace difícil concebir cuando se sienten ansiosas acerca de eso. Le recomendamos que se concentre en su relación conyugal en lugar de concentrarse en tener un bebé. Pasen tiempo romántico juntos y diviértanse sin la expectativa de que usted quede embarazada. Dígales a su mamá, a su suegra y a todos los demás que ustedes han decidido esperar un tiempo antes de tener hijos, y pídales que dejen de hablar con ustedes acerca de eso.

También le recomendamos que consulte con un médico para hacerse un examen de rutina. Debido a que usted tiene miedo de lo que le diga el médico, tal vez sea mejor que determine no decir nada acerca de su deseo de tener un hijo. Limítese a establecer una relación con el médico como su paciente a fin de que en el futuro usted pueda volver a consultarlo sin sentir tanto temor. Y puede aprovechar esa consulta para someterse a los exámenes preventivos que todos deben hacerse con regularidad.

Nuestra última recomendación es que le cuente sus problemas a Alguien que la ama a usted más que nadie. Se trata del Padre celestial, con el que puede hablar en oración cuando quiera. Descargue todas sus frustraciones y temores en Él, y permita que Él la llene de su paz perfecta, que sobrepasa todo entendimiento.1

Le deseamos esa paz,

Linda y Carlos Rey
____________________
1 Fil 4:7

Información en este sitio