de 483
Caso 428

Soy una chica de veinte años de edad.... Conocí a un chico en el trabajo, y lo acepté como novio sabiendo que él no compartía mis mismos principios. Me prometió cambiar, lo cual nunca pasó.... Yo no me sentía feliz. Mi conciencia no me dejaba en paz. Él me impulsaba a hacer cosas que jamás había hecho.... Pasé más de un año así, alejada de Dios internamente, hasta que un día decidí dejarlo....

Llevo cuatro meses lejos de él, pero él me [considera] como la peor de las mujeres, que lo dejé sin ningún motivo.... Él sigue diciendo que sus desgracias son por mi culpa, y me siento desesperada.... ¿Hice lo correcto?

Consejo

Estimada amiga:

¡Felicitaciones! Usted ha demostrado que es más fuerte e inteligente que muchas otras mujeres. Inicialmente tomó una mala decisión, pero luego recapacitó y le hizo caso a su conciencia.

Lamentablemente, muchas mujeres están tan desesperadas por tener un hombre en su vida que hacen caso omiso de la voz de su conciencia. Una mujer desesperada se porta como si el tipo no estuviera abusando de ella y manipulándola. Al igual que usted, hace cosas que jamás había querido hacer. Ella decide creer las mentiras que él le dice y pasar por alto todo su maltrato. A veces comienza a considerarse indigna de una mejor relación. Si comete el error de tener relaciones sexuales con él, entonces siente que él está ligado a ella emocionalmente. Con el paso del tiempo, ella se vuelve más débil y menos capaz de ser racional en su manera de pensar. A medida que aumenta su desesperación, siente cada vez menos esperanza y más impotencia.

Pero usted es diferente. Logró romper con la manipulación y el maltrato evidentes. Tuvo la fuerza de carácter para escuchar a su propia conciencia en vez de las mentiras que él le decía. Tuvo la inteligencia para tomar mejores decisiones y cambiar todo el futuro. Y ahora nos pregunta si hizo lo correcto al alejarse de él. La respuesta es: ¡sí!

Dios dispuso que su conciencia fuera su mejor guía. Sin embargo, tarde o temprano la voz de la conciencia se va apagando si insistimos en no hacerle caso. Gracias a Dios, la voz de la conciencia suya se mantuvo lo bastante fuerte como para sacarla de esa relación destructiva.

Dios la ama mucho, y hasta tiene un plan para su vida. Su plan es que usted tenga paz y gozo, y que en definitiva no tenga relación con un hombre que la considera como la peor de las mujeres, o con un hombre que la convence de que haga cosas que usted sabe que son indebidas. Pídale a Dios que la guíe día tras día y le ayude a discernir el carácter de los hombres que vaya conociendo. Resuelva que ni siquiera va a salir con un hombre hasta que no esté segura de que comparten los mismos valores y principios. Si cumple esa resolución, se evitará años de dolor emocional y remordimiento.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio