de 500
Caso 47

Una gran amiga murió en días pasados.... Fue un golpe duro para todos sus amigos, pues era joven y se veía muy sana.

Después de su muerte, [yo] pensaba constantemente en su alma.... Sentía curiosidad por saber dónde estaba, y reconozco que quería verla en sueños y conversar con ella.... Llegué a [considerar] el espiritismo, que si esa actividad podía ser cierta. Me siento triste porque, a través de mi pensar, ofendí a Dios al no aceptar su partida....

Consejo

Estimada amiga:

Lamentamos mucho la pérdida que usted ha sufrido. Siempre es difícil perder a una persona a la que se ha querido, pero es aún más difícil cuando esa persona era joven y al parecer disfrutaba de buena salud. Es absolutamente normal que a usted le haya costado trabajo aceptar la muerte prematura de su amiga. A Dios no lo ofende la profunda pena que sentimos naturalmente, sino que, al contrario, Él nos comprende. Dígale en oración lo que usted siente. Él quiere consolarla en este tiempo de duelo.

También es completamente normal que usted tenga curiosidad acerca de la vida después de la muerte. Dios ha puesto en el corazón humano el concepto de la eternidad,1 de modo que sabemos instintivamente que nos espera algo más que esta vida aquí en la tierra. Ese conocimiento nos lleva a especular acerca del cielo y de lo que viene después de la muerte. En realidad, Dios quiere que nos interesemos en la otra vida. Él quiere que estemos preparados para el día de nuestra muerte, de modo que estemos listos para la eternidad en el cielo. Es Él quien nos dio a su único Hijo Jesucristo para que podamos ir al cielo al aceptar la muerte de su Hijo por nosotros en la cruz. Cuando le pedimos que nos perdone nuestros pecados, nos estamos preparando para una vida mejor en este mundo y también para una eternidad en el cielo.

Con relación al interés que usted tiene en el espiritismo, le advertimos que tenga mucho cuidado. El espiritismo es una práctica ocultista que proviene de Satanás mismo. La Biblia dice que Dios detesta a cualquiera que sirva de médium espiritista o consulte a los muertos.2 Satanás no tiene el poder que tiene Dios ni puede estar en todas partes al mismo tiempo, como sí lo está Dios. Así que Satanás les revela a médiums espiritistas algunos detalles acerca de un difunto, de modo que esos médiums puedan convencer a los seres queridos que lo están llorando de que ellos de veras se están comunicando con el amigo o familiar que los ha dejado. Por eso, si bien el espiritismo no implica verdadera comunicación con el difunto, sí implica comunicación con Satanás, que es el diablo mismo. Y es muy peligroso abrir las líneas de comunicación con el diablo, aunque sea a través de un médium espiritista.

Algunos médiums espiritistas o adivinos saben que no tienen poder alguno, y sólo engañan a los crédulos para obtener dinero. Otros están engañados ellos mismos, y no reconocen que el poder que tienen proviene directamente de Satanás. Y aun otros están muy conscientes de que su poder proviene de Satanás, y de que él les recompensará con éxito y con dinero a cambio de su alma. El consultar con médiums espiritistas o adivinos es una manera segura de ofender a Dios.

Con el paso del tiempo, usted podrá aceptar la muerte de su amiga. Le dolerá cada vez menos a medida que pasen los meses. Mientras tanto, concentre sus esfuerzos en la preparación de su alma para lo que le espera después de la muerte. Así esta circunstancia, por muy triste que haya sido, habrá valido la pena en su vida.

Le deseamos paz y consuelo,

Linda y Carlos Rey
____________________
1 Ec 3:11
2 Dt 18:11-12

Información en este sitio