de 500
Caso 329

Perdí mi trabajo, y tuve que dejar la ciudad donde vivía.... Allí conocí a una mujer veinticinco años más joven que yo, y me enamoré de ella. Dejé a mi esposa y me fui a vivir con la mujer. Tuve relaciones y un hijo que ahora tiene cinco años. Han pasado varios años, y ahora ella me dice que ya no me ama; quiere separarse de mí. Yo siento que la amo. He intentado todo... pero nada funciona.

Mi esposa, en cambio, dice que está dispuesta a perdonarme. Yo no quisiera volver con ella porque me parece que sería injusto para ella, ya que he entendido que es una mujer extraordinaria....

Quisiera que me aconsejen qué hacer. No sé si volver con mi esposa y mi familia, o seguir intentando restaurar mi actual hogar. A veces pienso que lo mejor es quedarme solo, pero por mi edad no es conveniente.

Consejo

Estimado amigo:

Al parecer, usted le da la mayor prioridad al hogar que más le convenga. No quiere quedarse solo al final de su vida, así que está dispuesto a vivir con cualquiera que contribuya a que su vida sea más «conveniente». Si bien menciona que no quiere ser «injusto» con su esposa, no parece que usted estuviera preocupado en absoluto por lo que más les conviene a sus hijos.

Hubiera sido «conveniente» para sus hijos tener la presencia de un padre que los amara y cuidara de ellos. Pero en lugar de interesarse en el bienestar de ellos, usted tal vez trató de sentirse más joven al juntarse con una mujer mucho más joven y tener relaciones sexuales con ella. De ahí que ahora haya otro niño que sentirá la pérdida de tener a un padre ausente. Y sin embargo los hijos suyos de ambas madres escasamente merecen una breve mención cuando nos cuenta su caso. ¿Qué les conviene más a esos hijos?

Sí, es muy injusto que su esposa tenga a un marido que la engañó, abandonó y ahora quiere que ella lo cuide de aquí en adelante, cuando ya comienzan a pesarle los años. Con todo, ella está dispuesta a hacerlo porque seguramente aún lo ama a pesar del engaño y del abandono a los que la ha sometido. Si usted vuelve con ella y con su familia original, ¿hasta cuándo ha de quedarse? ¿Sólo hasta que alguien le haga una mejor oferta? ¿Tendrá usted amores con otras mujeres a la vez que desea que su «extraordinaria» esposa supla todas sus necesidades? ¿Por qué no manifiesta usted nada de arrepentimiento por la manera en que la ha tratado? ¿Por qué da la impresión de que no le interesa lo que más les conviene a sus hijos?

Amigo, usted necesita ante todo un cambio de corazón. Necesita reconocer y sentir tristeza por su conducta. Ha pecado contra sus familias y contra Dios. Pero la buena noticia es que su esposa está dispuesta a perdonarlo, al igual que Dios. Pídale a Él en el nombre de su Hijo Jesucristo que lo perdone y lo ayude a hacer lo correcto en favor de cada miembro de su familia. Pídale que le dé su sabiduría divina para el futuro que le espera. Y ponga en las manos divinas su vida y sus futuras decisiones.

Piense en el bienestar de los demás y no solamente en el suyo,

Linda

Información en este sitio