de 477
Caso 446

Después de quince años, he vuelto a ver a mi ex enamorada. Ella está casada, y yo también. Ella hace tres años viene [visitando] a mi mamá en su casa, [y] le lleva obsequios.... El año pasado me encontré con ella en la iglesia. Nos saludamos, y conocí a su esposo e hijo....

Hace un mes me llamó, y... luego nos encontramos en un café, donde me dijo que ella aun me extraña y quiere que nos [veamos] más. Pero a mí esto no me parece [bien]. [Hasta ofrece hacerme regalos].... Según ella, en su matrimonio sufre mucho el desprecio de su esposo y [tiene] otros problemas.... Ya no sé qué hacer. Me llama todos los días al celular en horas de trabajo.

Consejo

Estimado amigo:

Lo felicitamos por hacerle caso a su conciencia. Tiene razón para estar preocupado. Es posible que su ex novia de veras esté sufriendo, y tal vez ella sea de las que optan por no dominar sus emociones. O quizás ella haya decidido intencionalmente destruir el matrimonio suyo para poder así tenerlo a usted consigo. En cualquier caso, ella representa un gran peligro para usted.

Le recomendamos que usted le diga a su esposa de inmediato que su ex novia está afrontando una situación difícil y necesita a alguien con quien hablar. Dígale a su esposa que usted piensa que no es apropiado que sea usted quien le esté dando consejos a esta mujer, así que quiere que ella llame a su ex novia y le ofrezca apoyo moral. Si usted sabe que su esposa no tiene la madurez necesaria para manejar esta situación, entonces acuda al pastor o a la pastora de su iglesia y pídale a él o a ella que intervenga y ofrezca consejería. No es necesario que entre en detalles, sino sólo que a usted le resulta incómodo servir como consejero de ella. Pásele el problema a otro, y bloquee en su teléfono el número de esa mujer. Evítela por completo y, de ser posible, siempre lleve a su esposa consigo cuando vaya a visitar a su mamá.

En algunos casos los motivos de determinada persona pudieran ser confusos. Pero los de esta mujer son muy claros, y usted necesita actuar en seguida, antes de que algo más suceda. Es muy probable que usted la haga enojar al negarse a caer en la trampa de la alianza secreta con usted que ella le está tendiendo. El enojo de ella confirmará que sus motivos no han sido honorables.

Es incorrecto suponer que todas las personas que van a la iglesia son perfectas. Algunas van porque andan en busca de respuestas a los interrogantes de la vida. Otras asisten porque es una actividad social. Aun otras van por tradición o costumbre. De modo que la iglesia no está llena de santos sino de pecadores. Algunos han sido transformados por la decisión que han tomado de seguir a Cristo y de obedecer las Sagradas Escrituras, mientras que otros asisten por años y no llegan a tomar esa decisión. Así que no es de suponerse que uno deba fiarse del carácter o de los motivos de una persona sólo porque asiste a una iglesia.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio