de 480
Caso 469

Estoy casada con un hombre maravilloso, con defectos como todo ser humano, pero de un corazón muy noble. Tenemos ocho años de casados, aunque estuvimos separados por un mes debido a grandes problemas que tuvimos en la relación a causa de que soy muy agresiva. Volvimos, y experimenté un cambio porque me mantuve firme en la oración, pero tengo muchas recaídas. Duro hasta dos meses sin agredirlo tanto física como verbalmente, pero después, en medio de una discusión, vuelvo y lo agredo. ¡Estoy muy desesperada! No quiero perder mi matrimonio.

Consejo

Estimada amiga:

Hay algo fuera de lo común en su caso. Es que usted no le echa la culpa a nadie por su problema. Acepta más bien toda la responsabilidad y comprende que necesita cambiar. ¡Ese es un excelente primer paso!

Usted ha tratado de dominarse y ha invertido tiempo en oración, pidiéndole a Dios que la ayude. Esos dos pasos adicionales son muy buenos.

Estamos de acuerdo en que es probable que su esposo la deje si usted no vence esa tendencia al comportamiento violento. Pero, como la experiencia le ha enseñado, usted necesita más ayuda para poder dominarse. Le pidió a Dios que la ayudara, y Él la ha guiado a que nos pida consejo. Cuando oramos, la respuesta de Dios con frecuencia incluye el dirigirnos a alguien que pueda ayudarnos de una manera práctica.

La manera más eficaz de aprender a dominarse sería que formara parte de un grupo de apoyo para el manejo del enojo. Los terapeutas, las clínicas, los servicios sociales, o hasta las iglesias pudieran tener esos grupos. Los puede encontrar buscándolos por Internet. Hay miles de personas que tienen un problema parecido al suyo, y el reunirse con ellas en un grupo terapéutico estructurado le serviría de ayuda.

Mientras tanto, trate el asunto tranquilamente con su esposo. Recuérdele que usted reconoce que tiene la tendencia a enojarse, y dígale que quiere elaborar estrategias para dominarse. La primera estrategia que va a probar es abandonar el cuarto tan pronto como siente que se está enojando. Es importante que él comprenda que usted no está evitando el asunto sobre el que estaban tratando, sino que está alejándose de la discusión hasta haberse calmado.

Piense en las reacciones físicas que usted tiene cuando comienza a enojarse. ¿Siente que el corazón le está latiendo muy rápido? ¿Habla con voz más fuerte, o alta? ¿Qué sensaciones le advierten que está a punto de perder el control? Tome nota mental de esas sensaciones a fin de poder estar lista para abandonar el cuarto antes de decir cosas que le pesará haber dicho.

Una vez que haya dejado el cuarto, concéntrese en respirar profundamente y con más lentitud. Cierre los ojos y piense en un lugar tranquilo. Cuando haya logrado dominar sus reacciones físicas, podrá pensar con mayor claridad. Entonces haga un esfuerzo y ponga por escrito todo lo que la incitó a enojarse. Cuando sienta que está aumentando la tensión, deténgase y vuelva a respirar profundamente para relajarse. Si usted está resuelta y persiste, esa estrategia la ayudará a aprender a dominarse. Le llevará algún tiempo y le costará trabajo, pero usted puede lograrlo.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio