de 488
Caso 175

Tengo un hijo de diecisiete años. Nunca he sentido que me quiere, [sino] sólo que me necesita. Recién se graduó de bachiller. A partir de ahí, se ha mudado con la familia paterna, que es todo para él, aun cuando su papá nos dejó botados, y yo he sido madre y padre para él.

De verdad, tengo un cargo de conciencia porque, tal vez por estar pendiente sólo de trabajar, no le di afecto.

Consejo

Estimada amiga:

Parece que usted se siente sola y abandonada. Cree que su hijo no aprecia a cabalidad todos los sacrificios que usted hizo por él. Y se pregunta si pudo haber hecho algo diferente que lo hubiera llevado a él a que se quedara con usted en lugar de irse a vivir con su papá.

No es fácil ser padre o madre. Pero es mucho más difícil cuando es sólo uno de los dos al que le toca desempeñar ese papel y ser el único que sostiene a la familia. Usted merece elogio por haber provisto los recursos y la oportunidad necesarios para que su hijo terminara la escuela secundaria. Él es demasiado joven ahora para comprender todo lo que usted hizo por él, pero algún día (tal vez cuando él mismo sea padre de un adolescente) le agradecerá  por todas las maneras en que usted lo sustentó y lo cuidó.

La mayoría de los hijos perdonan a sus padres, sin que importe lo que éstos hayan hecho. Por eso hasta los que han sido víctimas de severo abuso físico por parte de sus padres desean seguir viviendo con ellos. El hecho de que su hijo haya perdonado a su papá por haberlos abandonado a ustedes dos es completamente normal. A los ojos de su hijo, eso es algo que ocurrió en el pasado distante y que, en realidad, ya no tiene importancia. Cuanto más joven era su hijo cuando lo abandonó su papá, más fácil le es portarse como si eso nunca hubiera sucedido.

Los muchachos necesitan influencias masculinas en su vida para ayudarles en su desarrollo como hombres. Por eso las madres solteras deben asegurarse de que sus hijos pasen tiempo con sus tíos, sus abuelos u otros hombres de confianza. En el caso de su hijo, él sólo quiere pasar más tiempo bajo la influencia del hombre más cercano, que es su papá. La decisión que él ha tomado no indica que la esté rechazando a usted o que no la ame.

¿Cómo puede cultivar usted una relación más positiva con su hijo? ¡Sea positiva! No trate de hacer que él se sienta culpable por haberla dejado a usted. No se queje de lo difícil que es y de lo sola que se siente sin él. No le pida que le diga en qué falló usted ni por qué no la ama. Y no trate de hacer que se vuelva en contra de su papá, ni le recuerde que su papá no lo trató bien cuando era más joven.

Cuando usted pase tiempo con su hijo, hable con él acerca del futuro y no del pasado. Propóngase que el tiempo con él ha de ser agradable y divertido. Trátelo como un joven adulto y no como un niño, y respete las decisiones que él tome. Así, con el paso del tiempo, él va a querer pasar más tiempo con usted. Y usted podrá cultivar una relación amistosa con él que no era posible en el pasado.

A fin de que usted logre evitar el resentimiento y el remordimiento de conciencia, le recomendamos que cultive además una relación personal con Dios. Usted puede contarle sus desilusiones y hasta pedirle perdón por sus propias faltas. Él puede darle la sabiduría y la paciencia que necesita para cultivar una buena relación con ese hijo que le ha dado. Y puede consolarla en sus momentos de soledad. Él es un Dios personal que la ama muchísimo.

Le deseamos lo mejor,

Linda y Carlos Rey

Información en este sitio