de 464
Caso 257

Conocí a una mujer, madre soltera de un hermoso niño de dos años... Llevamos ya tres años.... Yo amo mucho a su niño.... Lo trato como si fuera su padre biológico.... Mi temor es lo siguiente: El niño no sabe nada al respecto. Por favor, ¿cómo puedo decirle que no soy el padre biológico? ... Temo que él me rechace a pesar de que le brindo todo mi amor. En cuanto al padre biológico, no se sabe nada de su paradero. Nunca se preocupó del niño desde que nació. Lo engendró y se olvidó.

Consejo

Estimado amigo:

Lo felicitamos por tener tanto amor en el corazón como para brindárselo a un niño que necesita un padre. Es evidente que a usted no le importa que no tenga vínculos de sangre con el niño. Usted lo ama de todo corazón, y es probable que lo amaría de igual manera aunque fuera su padre biológico.

No hay duda alguna de que este asunto es muy importante para usted. Sin embargo, a pesar de que el temor que ha manifestado es muy común, su ansiedad se debe a una idea equivocada de lo que de veras les importa a los niños. Usted cree que ese niño pudiera rechazarlo por no ser su padre biológico, pero los niños no entienden de biología. Lo que sí entienden es el hecho de sentirse amados, y es obvio que usted le ofrece al niño una relación en que él se siente muy amado.

Lo que importa ahora es cómo maneje con el niño la conversación futura acerca de este tema. Sería un error esperar para comenzarla. Pero no la conciba como diálogo de una sola ocasión en el que le revela lo que usted considera un secreto. Más bien, aproveche ocasiones en la vida del niño que sirvan para presentarle el tema de la adopción. Por ejemplo, cuando él vea a una mujer embarazada, dígale que algunas personas tienen a sus bebés del vientre de su mamá, y otras los tienen al escogerlos por medio de la adopción.

En otra ocasión, señálele a una mujer que no tiene a un padre para sus hijos, y explíquele que a veces los padres tienen que mudarse, o afrontan problemas que los hacen tomar la decisión de irse. En esos casos otro hombre tiene la oportunidad de optar por ser el padre de los hijos.

En la Internet hay cuentos y hasta videos de animales que adoptan crías de otros animales. Usted también puede buscar libros para niños que tratan el tema. Tarde o temprano, cuando estén hablando al respecto, el niño le preguntará acerca de sí mismo. Ese es el momento de decirle con naturalidad que el otro papá de él tuvo que irse y que usted está muy contento de poder ser su papá para siempre. Si usted no trata el tema como algo fuera de lo común, él tampoco lo hará, y crecerá con la seguridad de que siempre lo supo.

Así como ese niño no puede comprender la profundidad del amor que usted le tiene, tal vez usted tampoco reconozca lo mucho que Dios, nuestro Padre celestial, lo ama a usted. ¿Rechazará usted a Dios, tal y como teme que el niño lo rechace a usted? Dios ya le ha mostrado la grandeza de su amor a usted, al igual que usted le ha mostrado su gran amor al niño. Tome la decisión hoy mismo de aceptar el amor de Dios, y Él le dará la sabiduría que necesita como padre de familia.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio