de 488
Caso 172

Nunca en veinticinco años [he] conocido [a mi] padre, pero he podido mantener un leve contacto con sus familiares.... Hace ya un mes lo encontré en [una red social] y le escribí, pero él nunca me respondió. Siempre ha negado ser mi padre, y ahora que me enteré de que está enfermo me gustaría poder conocerlo y saber algo de él, al menos tener una amistad.

Sé que es difícil por la lejanía... pero de veras que me encantaría conocerlo. ¿Qué debo hacer?

Consejo

Estimada amiga:

Lamentamos muchísimo que usted se haya criado sin un padre. Esa falta de presencia paterna ha causado un vacío en su corazón que usted ahora está tratando de llenar. Además, lo más probable es que se esté sintiendo rechazada debido a que ese hombre no está dispuesto a reconocerla.

Usted ahora es adulta, así que puede afrontar la respuesta que vamos a darle a su consulta. Nos pregunta qué debe hacer en su situación. La respuesta es: Nada. No hay nada que pueda hacer para mejorarla. Usted no puede obligar a ese hombre a que la reconozca como hija. Tampoco puede obligarlo a que quiera conocerla. Y no puede cuidar de él ahora que está enfermo.

Usted se ha formado una imagen de un padre ideal, y ahora debe aceptar el hecho de que ese ideal no existe. Es obvio que el hombre con el que usted está tratando de tener contacto no es una buena persona. Si lo fuera, al menos le respondería, o le diría que cree que usted no es su hija. Pero no dice nada, al parecer porque no le importa el dolor que usted siente. Él ha tomado la decisión de que usted no forme parte de su vida, de modo que usted no tiene más alternativa que aceptar esa decisión y tratar de olvidarse de él.  Hágase la idea de que él está muerto, y llore esa pérdida; pero luego levántese y olvídese de él por el resto de su vida.

Hay otro Padre al que puede conocer hoy mismo. Es Dios, su Padre celestial, quien nunca ha de rechazarla ni de negarse a comunicarse con usted. Y usted no tiene que viajar a ninguna parte para conocerlo. Es más, este Padre la ama tanto que dio a su único Hijo, Jesucristo, para que sufriera el castigo por todo pecado que usted haya cometido.1 Y a causa de lo que hizo Jesucristo al morir por usted en la cruz, usted puede tener una vida mejor ahora, y vida eterna cuando muera.

No es difícil comenzar a tener una relación personal con su Padre celestial. Basta con que hable con Él mediante la oración, tal como quisiera hablar con el hombre al que encontró en la Internet. Dígale a Dios que quisiera tener una relación íntima con Él, y que quisiera aceptar a su Hijo Jesucristo como su Salvador. Su Padre celestial le ayudará a llenar ese vacío emocional que hay en su corazón. Y la consolará y le dará paz en medio de la pena que siente por el padre que nunca tuvo.

Le deseamos lo mejor,

Linda y Carlos Rey
____________________
1 Jn 3:16

Información en este sitio