de 476
Caso 77

Tengo un año [de] casada.... Yo sabía que mi esposo tenía una hija de seis años a quien su mamá abandonó a los once meses de nacida.... Comencé a usar el pasado de mi esposo en su contra. Discutíamos mucho. Yo tiraba los platos delante de la niña....

Mis problemas con él hasta ahora han ido mejorando. Ya no discutimos, pero me fastidia la niña. La ignoro,... le hablo feo. Una vez encontré una foto de la mamá, y me sorprendió que es igual a ella. Por eso siento que no puedo soportarla. Cuando hace alguna travesura, le grito a mi esposo que ella es un error que él cometió y que él se encargue de ella.... He llegado a desearle la muerte.... No me gusta ese sentimiento....

No sé cómo mejorar eso, cómo poder amarla como hija y dejar de verla como el fruto del pasado de mi esposo...

Consejo

Estimada amiga:

Usted hizo lo correcto al escribirnos. Escogimos su caso esta semana porque creemos que es cuestión de vida o muerte. Esperamos que tome muy en serio lo que le decimos y que se lo comunique a su esposo en seguida. A usted no le va a gustar lo que vamos a decirle, pero recuerde que nos pidió consejo.

Con su actitud y su conducta usted está maltratando mentalmente a su hijastra todos los días, y nos preocupa que la vida de ella corra peligro. Una persona con el enojo y el resentimiento que usted siente puede ser muy peligrosa, sobre todo con relación a una criatura indefensa que no puede hacer que cese el abuso. Esa pequeña ya ha perdido a una madre, y usted está aumentando el dolor que ella siente al enseñarle a diario que las madrastras son violentas y odiosas. Con semejante experiencia, ¿cómo es posible que llegue a ser ella una mujer normal?

Por el bien de la niña, le rogamos que empaque sus pertenencias y abandone esa casa de inmediato. Tal vez el matrimonio pueda anularse, pero aun si eso no es posible, usted debe terminarlo. Usted no dice que ama a su esposo, pero si lo ama, lo dejará en libertad para cuidarse a sí mismo y a su hijita. En cambio, si no lo ama, entonces ¿por qué no dejarlo y ponerle fin a ese conflicto constante?

Es evidente que usted considera a esa niñita como una rival en cuanto al afecto de su esposo. Usted siente celos porque ella ha sostenido una relación estrecha con él durante más tiempo, y él la ama a ella. Pero ella es apenas una niñita, y el amor que él siente por ella no es igual al que siente por usted. Creemos que hay problemas psicológicos en el pasado suyo que no se han resuelto, y que por eso usted está reaccionando ante la niña de un modo completamente inapropiado y destructivo. Una vez que usted haya salido de allí, la instamos a que busque la ayuda de un psicólogo o consejero profesional para que aprenda a afrontar su enojo y su resentimiento.

El apóstol Pablo tiene una receta para usted. Él dice: «Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno.»1 Le rogamos que haga lo que sea necesario para seguir el consejo de San Pablo así como el nuestro al deshacerse de esas emociones y de esa conducta negativa y destructiva.

¡Hágalo hoy mismo!

Linda y Carlos Rey
____________________
1 Col 3:8

Información en este sitio