de 464
Caso 356

Engañé a mi esposa hace más de dos años. Por medio del Facebook conocí a mujeres y le fui infiel, y a causa de ese engaño le pasé un virus llamado VPH. Ella me botó y pidió de inmediato el divorcio. Pero antes de que saliera la sentencia, se retractó, me llamó y supuestamente me perdonó. Volvimos y pasamos casi seis meses juntos.... pero mi carne fue débil, y volví a contactarme con esas mujeres en la red social.... Nos separamos nuevamente y casi nos divorciamos.... ¿Qué más puedo hacer?

Consejo

Estimado amigo:

La pregunta que nos hace es muy interesante. ¿Qué más puede usted hacer? El hacer más implica que ya ha hecho algo para tratar de resolver la situación. Pero según lo que nos cuenta, lo único que ha hecho es engañar y mentir repetidas veces, y contagiar a su esposa con una enfermedad venérea.

¿Qué más puede usted hacer? Puede llegar a ser una persona con integridad, un esposo que no le oculta sus secretos a su esposa, y un hombre con dominio propio. Hasta que sea capaz de lograr esos objetivos, no hay razón alguna para que su esposa confíe en usted o le permita regresar. Usted ha puesto en peligro la salud de ella, y no ha hecho nada que demuestre que está poniéndole fin a esa conducta peligrosa. Ella debe protegerse de modo que usted no pueda contagiarla con una enfermedad más grave.

Usted dice que volvió a comunicarse con esas mujeres por medio de Facebook debido a su debilidad. Después de su primera infidelidad, ¿qué hizo para fortalecerse a fin de evitar que lo mismo volviera a ocurrir? Es probable que le haya hecho promesas a su esposa, pero tales promesas son inútiles si no hay obras que las acompañen. Si usted le hubiera dado a su esposa la información necesaria para que ella pudiera ingresar cuando quisiera a su cuenta en la red social, y si hubiera permitido que ella revisara cada noche los mensajes de texto que usted había enviado mediante su teléfono móvil ese día, con eso nada más se habría vuelto más fuerte al instante. ¿Por qué juzgó necesario cuidar de que ella no se enterara de los secretos suyos?

Jesucristo enseñó que cuando dos personas se casan, dejan de ser dos entidades y se convierten en una sola entidad nueva.1 A fin de seguir esta enseñanza de Cristo, los casados no deben guardar secretos el uno del otro, sino que debe ser accesible al cónyuge toda red social y comunicación con otras personas. Si se quita la capacidad de comunicarse en privado a través de los medios sociales y de mensajes de texto, es mucho más difícil cultivar relaciones inapropiadas o adúlteras.

Dios quiere ayudarlo a ser una persona íntegra. Quiere ayudarlo a ser fuerte al confiar en Él y seguir sus principios y sus leyes. El apóstol Pablo tenía una debilidad con la que luchaba, aunque no llegó a especificar cuál era. Pero encontró que el poder de Dios se perfecciona en la debilidad humana.2 Siempre y cuando dependiera de Dios y se mantuviera en una estrecha relación con Él, podría ser fuerte a pesar de su debilidad. Y usted también puede lograrlo. ¡Siempre dependa de Dios y mantenga una relación lo más estrecha posible con Él, y verá la diferencia que marcará en su vida!

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Mr 10:8
2 2Co 12:9b

Información en este sitio