de 500
Caso 452

Tengo casi treinta y cinco años. Actualmente vivo con mi madre porque no he podido conseguir trabajo. Mi madre es depresiva.... Desde que tengo uso de conciencia, jamás me ha apoyado en nada en la vida.... Cuando busco trabajo y sale una oportunidad, siempre dice cosas negativas....

Ella nunca ha apoyado ninguna relación de noviazgo que he tenido, y quiere manejar mi vida.... Me amenaza que se va a suicidar si yo me voy de su casa.... No puedo realizar mis proyectos personales (encontrar un trabajo, tener o alquilar un departamento propio, comprar un automóvil, conocer mi compañera de vida, formar una familia).... Oro todas las noches para que Dios me ayude a conseguir un trabajo y de a poco comenzar a realizar mis proyectos de vida.

Consejo

Estimado amigo:

¡Cuánto sentimos lo que usted está sufriendo! La depresión es una enfermedad muy seria, y al parecer su madre lleva muchos años luchando con ella. De modo que sentimos mucho lo que está sufriendo ella también. Es posible que haya medicamentos que la ayuden a ella, así que le rogamos que la anime a que vaya a ver a un médico.

Sin embargo, la conducta manipuladora no es culpa de la depresión, y su mamá en definitiva lo está manipulando. Le recomendamos que lea el Caso 207 en www.conciencia.net. Allí encontrará sugerencias que lo ayudarán a afrontar la manipulación de su mamá.

Usted dice que le pide a Dios todas las noches que lo ayude a encontrar trabajo, y que algunas oportunidades se han presentado, aunque hasta ahora ninguna haya resultado. Pero no dice si tiene una profesión o las habilidades necesarias para conseguir un empleo que le guste. Si no tiene una profesión o habilidades, entonces le recomendamos que acepte cualquier trabajo que lo ayude a recibir adiestramiento. Aunque no sea un trabajo perfecto por ahora, pudiera ser que lo prepare para un futuro mejor.

En cambio, si tiene una profesión o las habilidades que necesita, entonces lo que más le conviene es aceptar un trabajo modesto o aun ofrecerse como voluntario en un lugar donde pudiera haber oportunidades de empleo en el futuro. Cuando uno de nuestros hijos era más joven, recibió adiestramiento como técnico informático. Pero no pudo encontrar trabajo en esa especialización, así que aceptó un empleo estacionando vehículos en un edificio comercial. Fue servicial y amigable, y llegó a conocer a quienes le entregaban sus autos para que los estacionara. Uno de éstos se enteró de sus habilidades y le ofreció empleo en una oficina. Mientras trabajaba en esa oficina, adquirió ciertas habilidades que resultaron en un empleo mejor con el mismo patrón. Hoy es el director técnico de una empresa nacional. Y todo por haber estado dispuesto a estacionar vehículos.

Dios lo ama a usted y quiere ayudarlo en toda situación. Pídale que lo ayude a reconocer la oportunidad cuando se presente, aunque no sea perfecta. Y pídale también que le perdone los pecados que usted haya cometido y que lo ayude a ser más como Él. El imitar a Dios es una meta importante para añadir a otros proyectos de su vida.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio