de 476
Caso 312

Soy padre de un niño de tres años. Hace cuatro meses, la mamá del niño y yo nos separamos porque les hice mucho daño a los dos en la forma en que los trataba. La engañé una y otra vez, y ella se cansó de ver que no cambiaba mi forma de vida, y me dejó.

Estoy completamente arrepentido, y estoy haciendo todo por recuperar el amor que perdí. Pero ella dice que ya no hay nada por qué luchar, que todo se acabó y que ya no me ama. No sé qué hacer. El dolor y mi conciencia no me dejan vivir en paz. Sólo quiero llorar a cada momento, y no puedo sacar de mi cabeza todo esto. ¡Necesito un consejo, por favor!

Consejo

Estimado amigo:

Hace bien en asumir la responsabilidad de su infidelidad y del daño que ha causado. El reconocer que usted tuvo la culpa del problema es sumamente importante para el bien de la futura relación que tenga con su hijo y la mamá de él.

Usted cometió el mismo error vez tras vez, y sin embargo siguió esperando que la mamá de su hijo lo perdonara. Fue así como se arriesgó, y perdió. Usted también corrió el riesgo de contraer una enfermedad transmitida sexualmente y contagiarla así a ella. Aunque ahora quisiera haber procedido de otro modo, no lo hizo. Y no puede volver atrás y cambiar el pasado. Sólo puede cambiar el futuro.

Usted no menciona si está o no casado con la mamá de su hijo. Si está casado, puede esforzarse por lograr que ella no se divorcie de usted. En cambio, si no llegaron a casarse, entonces ese es otro factor en su contra. ¿Acaso nunca se comprometió con ella lo suficiente como para casarse?

Lo que debe hacer ahora es esforzarse por llegar a ser el hombre del que puede estar orgulloso su hijo. Dedique todo el tiempo que pueda para estar con él. Provea para su sustento económico. Tome la decisión de ser un padre excelente que le da prioridad a su hijo por sobre sus propios deseos y antojos egoístas. Sea un ejemplo para él al no volver jamás a tener una relación sexual fuera del matrimonio.

No busque pleitos con la mamá del niño sólo porque no está contento con la manera en que ella lo está rechazando a usted. No le diga a ella lo que debe hacer ni trate de controlarla. Muéstrele respeto y sea paciente. Recuerde que usted la maltrató durante algunos años. No espere que en cuestión de meses ella lo acepte sólo porque usted alega que está arrepentido y que ha cambiado.

Usted de veras necesita que Dios forme parte de su vida. Le hace falta la fortaleza que procede de una relación personal y una comunicación diaria con Dios. Si bien la mamá de su hijo no está dispuesta a perdonarlo a usted, Dios sí lo perdonará si es sincero y le pide perdón en el nombre de su Hijo Jesucristo. Cristo pagó el precio por la infidelidad y todos los demás pecados que usted ha cometido cuando Él murió en la cruz en su lugar. Cuando usted acepte su perdón, tendrá la conciencia tranquila y podrá vivir en paz a pesar de las circunstancias.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio