de 480
Caso 265

Soy una mujer profesional y madre soltera.... [Tengo una relación amorosa hace casi] dos años. [Mi novio] es muy bueno conmigo y con mi hijo. Él me pidió ser sincera y contarle todo mi pasado.... Siento que es una persona exigente. No le he contado todo porque tengo miedo de que él me trate mal en el futuro por los errores que he cometido, o que se entere por otras personas. Le he pedido a Dios que me perdone y [me deje] empezar una nueva vida. ¿Qué debo hacer?

Consejo

Estimada amiga:

Usted nos da la impresión de que está considerando casarse con ese hombre, aunque no lo dice. Así que nuestro consejo da por sentado que usted espera ser la esposa de él algún día.

Por lo general, no debe haber secretos entre los cónyuges. Los secretos son como una barrera que fácilmente pueden interponerse entre ellos. Toda persona que comienza su matrimonio con secretos se condena a una vida llena de ansiedad, siempre temerosa de que el secreto se descubra. A veces se dicen mentiras para encubrirlo, haciendo que el problema surja del pasado y pase al presente. En vez de guardar secretos y así arruinar su matrimonio, es mejor decirle a su novio los secretos de su vida pasada antes de decidir casarse.

Sin embargo, hay algo que usted dice que nos preocupa aún más que lo que nos pregunta. Dice que su novio es una persona exigente y que usted teme que la trate mal por causa de su pasado. ¿Acaso quiere usted casarse con un hombre con semejante carácter? Un hombre que hace que usted se sienta inferior a él no es la clase de hombre con quien debiera casarse. Si usted sigue cultivando esa relación, estará optando por sentirse menospreciada y desmoralizada por el resto de su vida.

Cuando Jesucristo murió en la cruz, Él pagó el precio de cada uno de nuestros pecados. Él sufrió el castigo por todo lo que usted hizo en el pasado y de lo que ahora está avergonzada. Cuando usted le pidió que la perdonara, Él no solamente la perdonó sino que también borró por completo las consecuencias eternas. Jamás volverá a recordarle su pasado, y jamás la tratará mal a causa de él.

La animamos a que cultive una relación personal con Dios mediante la oración y la lectura de la Biblia. Puede siempre confiar en que su Padre celestial le ayudará y le dará fuerzas cuando dependa de Él. Busque una iglesia en la que los miembros sean dados a amar y a perdonar a los demás, a medida que siguen el ejemplo de Dios. Esfuércese por ser una mujer que tiene confianza y amor propio. Y no se conforme con ningún hombre que no sea capaz de amarla tal y como usted ha llegado a ser.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio