de 488
Caso 472

Soy un joven de diecinueve años... y soy inseguro para buscar novia. Siempre que me fijo en una joven y tengo la intención de hablarle para conquistarla, tengo una inseguridad, como si algo me dijera que no lo haga, que no me conviene.... Desde hace menos de un mes me enamoré de una joven de dieciséis años, ¡pero he pensado tantas veces en cómo decírselo! Palabras me sobran para hacerlo, pero siempre ese «no» aparece en mi mente y no puedo hacer nada para expresarle lo que siento por ella. Su consejo me sería de gran ayuda, puesto que a nadie le he confiado mi situación.

Consejo

Estimado amigo:

Me alegro mucho de que nos haya confiado su caso. Muchos jóvenes de su edad tienen problemas parecidos, así que nos da gusto darle un consejo.

Es importante que reconozca y crea que las jóvenes quieren sentirse valoradas por algo más que su apariencia física. Ellas quieren a un hombre que se da cuenta de su capacidad intelectual y de los rasgos de su carácter. A usted le conviene hacer una lista de las cualidades por las que se enamoró de esta joven de dieciséis años. ¿En qué sobresale ella? ¿Tiene talento para las matemáticas o para cantar? ¿Qué ambiciones tiene? ¿Tiene metas? ¿Es honrada y amable? ¿Siente empatía por los menos afortunados? ¿Cómo pasa ella la mayor parte del tiempo? Si usted no sabe las respuestas a esas preguntas, entonces sería difícil saber con certeza que la ama. El amor incluye el amar todas esas cualidades de una persona, y mucho más.

¿Ha participado usted alguna vez en una carrera? Hay una meta y una pista para llegar a esa meta. No se puede llegar a la meta sino hasta correr por la pista. Usted está recibiendo mensajes negativos de parte de su subconsciente, tal vez porque está tratando de «sobrevolar» la meta en lugar de correr por la pista hasta llegar a esa meta.

No comience diciéndole a una joven lo que siente por ella. Esa es la meta. Más bien, hágale preguntas. Entérese de lo que a ella le gusta y lo que no le gusta. Descubra sus talentos y habilidades. Pídale que le cuente los objetivos y los sueños que tiene para su vida. Pregúntele acerca de lo que ella siente en cuanto a los menos afortunados y hasta de sus puntos de vista políticos. Explore lo que ella cree con relación a Dios y al lugar que Él ocupa en su vida. ¿Sabe ella que Dios tiene un plan perfecto para su vida? ¿Sigue ella a Cristo, y vive conforme a principios bíblicos?

Luego, cuando ya sea apropiado, dígale lo que usted piensa y opina. Al hacer estas cosas, estará corriendo por la pista. Es posible que no llegue a la meta con esta joven, ya que bien pudiera no ser compatible con ella. Pero hay muchas otras jóvenes que usted puede llegar a conocer si esta no es la indicada. Cambie su enfoque de la meta a la pista.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio