de 500
Caso 341

Hace más de dos meses salí con unos amigos para celebrar el cumpleaños de uno de ellos. Todo terminó en ir a bailar a una discoteca. Todo iba bien hasta que un muchacho que no conocía me invitó a bailar y, como yo había estado bebiendo, no bailé decentemente. Eso me ha atormentado todo este tiempo, y no sé con quién hablarlo porque me siento un ser inmundo. Esa no es la educación que recibí. ¡Esto me atormenta!

Consejo

Estimada amiga:

Su conciencia la está atormentando porque usted sabe que hizo algo malo. Nosotros no lo presenciamos, así que no podemos juzgar cómo bailó, pero su conciencia es quien mejor puede juzgar lo que ocurrió. Es probable que también esté avergonzada de su conducta debido a que sus amigos sí fueron testigos de lo ocurrido, y le importa el concepto que ellos tengan de usted.

Dice usted que sucedió porque estaba bebiendo. ¿Qué pudiera pasarle la próxima vez que beba con sus amigos? Hay mujeres como usted a quienes las han violado, lastimado y robado, y hasta han quedado embarazadas a causa de haber salido a beber con amigos. ¿No debiera usted considerar esa experiencia como una advertencia para que evite peores consecuencias en el futuro?

Eso me hace recordar lo que le sucedió a mi padrastro hace años. Él había salido a beber con sus amigos cuando unos tipos decidieron asaltarlo. Le dieron una paliza y lo dejaron tirado a la orilla de la calle. Como resultado de la paliza, quedó paralizado y postrado en cama por el resto de su vida. Afortunadamente eso no les sucede a la mayoría de las personas, pero debido a que el alcohol hace más lenta la llegada de los mensajes al cerebro, es más probable que quienes han estado bebiendo corran más riesgos sin estar conscientes de cualquier peligro.

El apóstol Pablo escribió: «No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno.»1 La palabra desenfreno quiere decir no tener dominio propio. Así que cuando se pierde el control de sí mismo, y se hacen cosas que por lo regular no se harían, es evidencia de que se está borracho. La borrachera es un pecado contra Dios que acarrea consecuencias naturales negativas, tales como la resaca y la vergüenza que usted ahora está sintiendo.

La buena noticia es que Dios la perdonará por el pecado que usted ha cometido. Él entregó a su Hijo Jesucristo para que pagara el castigo por el pecado suyo y el mío. Todos hemos pecado, y a los ojos de Dios no hay ningún pecado que sea más sucio que los demás. Cuando de veras estamos arrepentidos por lo que hemos hecho, y le pedimos a Dios que nos perdone en el nombre de Cristo, Él limpia toda esa impureza y nos permite volver a comenzar.

La única manera de recobrar la buena reputación con sus amigos es que usted cambie su conducta. Todos nos equivocamos, pero una equivocación no tiene que convertirse en un estilo de vida. Con relación a la bebida, usted puede tomar una decisión que garantice que su estilo de vida esté libre de la vergüenza que ahora siente. ¡Tome esa decisión hoy mismo!

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Ef 5:18

Información en este sitio