de 492
Caso 314

Hace algunas semanas tenía una novia a la que amo muchísimo, pero ella me dejó para estar con otro. Ver todo eso me hace mucho daño porque estamos en la misma secundaria, en la misma sección. No sé qué hacer. Estoy muy frustrado porque yo a ella la amo, y verla con otro me destroza.

Mis compañeros me aconsejan que viva la vida loca, que me vaya de fiesta y que le agarre odio a ella. Pero hay algo dentro de mí que no me deja hacer nada de eso. Cada vez que lo intento, no puedo, porque un sentimiento raro me embarga y me pongo a llorar.

Yo sé que con ella cometí muchos errores y no la traté como se debe tratar a una mujer... pero ya nada se puede hacer. Ella está con otro, y yo sólo quiero saber cómo olvidar, perdonar, no guardar odio ni rencor, y superar esto porque hasta he intentado quitarme la vida.

Consejo

Estimado amigo:

Al parecer, usted tiene más madurez que sus compañeros, porque entiende que el odio, el no perdonar y la vida de fiestas y parrandas no van a hacer que se sienta mejor al día siguiente. La persona madura es la que piensa en el mañana, y no sólo en lo que siente hoy.

Le rogamos que nos prometa que no va a intentar de nuevo quitarse la vida. Usted no puede ver ahora lo maravilloso que puede ser su futuro. Si acabara con su vida, ¡estaría robándose esa hermosa oportunidad! Una de las cosas que no sabe es si en un mes, o en un año, la joven se va a dar cuenta de que cometió un error y va a querer ser su novia de nuevo.

Hay muchos matrimonios en los que alguno de los dos pasó una época en su juventud siendo novio o novia de otra persona, pero eso sólo le ayudó a darse cuenta de lo que significaba la persona a la que había dejado y con la que finalmente se casó.

Aunque no hay ninguna garantía de que eso suceda en su caso, debe prepararse para esa posibilidad. Concentre sus esfuerzos en su superación personal. Los consejos que le están dando sus amigos son exactamente lo que no debe hacer. Tampoco es recomendable que insista con la joven, ni haga intentos de saber de ella. Es mejor que ella no sepa que usted todavía siente afecto por ella. Si ella lo sabe, quizá sienta lástima por usted en lugar de respeto. Cuando se vean en la escuela, compórtese siempre de manera respetuosa, con la amabilidad de un amigo, pero no íntimo.

Y lo más importante que usted puede hacer es cultivar una relación personal con Dios para que Él le dé sabiduría sobrenatural para superar todos los problemas que afrontará en esta vida. Si no ha reconocido a Cristo como su Salvador, lo animamos a que lo haga. Sólo tiene que hacer una oración sencilla, como si estuviera hablando con un ser querido.

Cuando ore pidiéndole a Cristo que entre en su corazón, haga lo siguiente:

1. Reconozca sus pecados y confiéselos a Dios.
2. Pídale perdón a Dios por haberlo ofendido y que limpie su corazón de todo pecado.
3. Reconozca que Jesucristo es el Hijo de Dios, que murió y resucitó para salvarnos.
4. Entréguele su vida a Cristo, y haga un compromiso personal de vivir para Él.

Le rogamos también que vuelva a escribirnos con su promesa de que no intentará suicidarse. Cuéntenos cómo se siente. A nosotros nos importa mucho su vida.

Que Dios lo ayude, lo llene de su presencia y le dé su paz divina,

Linda

Información en este sitio