de 464
Caso 429

Tengo una hija de dieciocho meses.... Fue fruto de una relación extramatrimonial.... Al momento de nacer, su padre biológico le negó el reconocimiento legal de apellido, y hoy en día gané ante el tribunal su reconocimiento para la cuota alimentaria. El desprecio por parte de su familia paterna me llevó a [impedir] legalmente las visitas. Le pido a Dios sabiduría en cuanto a la crianza de mi hermosa hija, pero me niego rotundamente a que ella tenga algún contacto [presente] o futuro con esas personas que tanto la despreciaron.

Estoy luchando para [quitarle al padre la] patria potestad y [darle] nuevamente mis apellidos para que nunca tenga conocimiento de [sus familiares paternos]. ¿Estoy haciendo lo correcto con mi hija? Yo la amo, y no quiero que crezca siendo lastimada.

Consejo

Estimada amiga:

Usted dice que quiere que su hija crezca sin ser lastimada. Ya es demasiado tarde para eso. Cuando usted optó por procrear a una criatura con un hombre que no quería tenerla, con eso optó por que esa hija se sintiera lastimada durante toda su vida.

Usted no puede evitar que su hija sea lastimada con impedirle que tenga contacto alguno con su padre o con sus familiares paternos. Si lo hace, ella será lastimada porque no tiene padre. Crecerá preguntándose por qué otros niños sí tienen papá, pero ella no. Cuando tenga la madurez para comprender, se preguntará por qué la rechazó su padre. Habrá un vacío en la vida de ella que tal vez trate de llenar con relaciones amorosas indebidas. Así que a menos que usted halle un padrastro afectuoso que decida adoptar a su hija y tratarla como si fuera de él, su hija sufrirá por no tener padre.

Si el padre biológico de su hija es un hombre malo, entonces pruébelo ante un tribunal y demande que le quiten la patria potestad. Pero si él no es más que un hombre que cometió un error y luego trató de ocultarlo, eso no lo descalifica como padre. Y si los familiares de él la rechazaron a usted por demandarlo, eso no los descalifica a ellos tampoco. Eso no tenía que ver con su hija sino con usted.

Es probable que la familia de él no la apruebe a usted porque quedó embarazada y le causó un problema. Hay una doble moral que le echa a la mujer toda la culpa de los embarazos indeseados y, aunque sea injusto, es la manera en que piensan muchas personas.

Usted está enojada y resentida. Se le ha tratado mal. Es lo correcto exigir que el padre de su hija pague una cuota alimentaria, pero también es lo correcto animarlo a que cultive una relación con su hija. A veces los hombres no se encariñan hasta que el niño o la niña tenga más años, pero a menos que sea un hombre malo, su hija necesita que él forme parte de la vida de ella. Si usted de veras quiere lo mejor para ella, tal como lo afirma, deje a un lado el enojo y los sentimientos heridos y haga lo que esté a su alcance para animarlo a que tenga una relación constante con su hija.

Dios, nuestro Padre celestial, nos perdonará por todas las ofensas que hemos cometido, pero tenemos que estar dispuestos a perdonar a los demás. Pídale que la perdone y que le ayude a perdonar a este hombre y a sus familiares. El perdonar es una decisión. El perdón produce paz.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio