de 492
Caso 390

Tengo una niña de quince años. Su papá murió cuando ella tenía siete años, y desde entonces se comporta grosera y rebelde. Tiene un novio, que tiene veintiún años. El otro día se fue con él a escondidas de mí, y apareció al día siguiente, borracha, [habiendo] tenido relaciones sexuales con él.

Su abuela paterna y sus tíos paternos dicen que se la entregue al novio para que viva con ella. No sé qué hacer. No la quiero entregar, porque no sé qué futuro le espera a ella con él. ¡Estoy desesperada!

Consejo

Estimada amiga:

Usted dice que su hija ha sido grosera y rebelde desde que murió su papá. La muerte de uno de los padres es muy traumática para un hijo, y muchos hijos se desahogan mostrando un comportamiento inaceptable. Así que lo que usted describe no es extraño.

Es obvio que la muerte de su esposo fue difícil para usted también, y tal vez sienta que su propia tristeza impidió que usted ayudara más a su hija emocionalmente. Con el paso de los años, las dos sin duda han juzgado que la culpa de todas las situaciones difíciles que han afrontado la tiene la muerte prematura del papá de ella y esposo suyo. Pero ya no importa nada de eso.

Usted está cansada de lidiar con la rebeldía y conducta desenfrenada de su hija, y de cierto modo parece que pudiera ser un alivio sacarla de su casa. Los familiares del papá de ella le están aconsejando que lo haga, pero usted se siente intranquila con ese consejo, así que desea saber nuestra opinión.

Su hija sólo tiene quince años. La parte del cerebro de ella que toma decisiones no se ha desarrollado lo suficiente para poder tomar esa decisión por sí sola.Si usted permite que ella se vaya, y no le va bien, usted jamás se perdonará. Y es muy probable que, cuando ella tenga más edad, trate de echarle la culpa a usted.

El consejo que le están dando esos parientes es muy malo. Al parecer piensan que la hija suya tiene poco valor o potencial. Pero están equivocados. Su hija es una hija de Dios a la que Él ama mucho, y Él tiene un plan para la vida de ella. Sin embargo, ella necesita que usted la proteja y la ayude, aunque por ahora no lo entienda.

Es en extremo difícil detener a una adolescente que está resuelta a hacer lo suyo, y es obvio que a ella la está ayudando su novio. (En algunos países, la relación sexual entre él y ella sería ilícita por la edad, pero no sabemos si es así en su país.) Nosotros creemos que usted debe seguir disciplinando a su hija, obligándola a que vaya a la escuela, mostrándole amor y dándole apoyo emocional. Haga todo lo que pueda para evitar que arruine su vida con ese hombre de veintiún años. Si le es posible mudarse a otra ciudad, creando así una buena distancia entre ella y él, tal vez sea más fácil.

No espere que su hija valore los esfuerzos que usted haga, ni que le muestre amor o respeto alguno. Simplemente siga haciendo lo correcto siempre que sea posible. Para eso, va a necesitar la fortaleza y la sabiduría que sólo Dios puede dar. Así que le instamos a que comience a cultivar una relación personal con Él por medio de su Hijo Jesucristo.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio