de 483
Caso 395

Soy un hombre de treinta años y soltero.... He llegado a tener una relación [sentimental] hace un año con una chica... que tiene buenas actitudes. Es compasiva y servicial, y es madre soltera; pero me he dado cuenta de que no la amo. Yo, por ser sincero con ella, se lo he dado a entender, pero ella se ha aferrado tanto a mí que llora cuando se lo recuerdo, y eso a mí me destroza el corazón. No me gusta ver cómo sufre.... A veces me pregunto cómo es que no puedo amar a una mujer así, con grandes bondades personales, para que sea mi esposa…. No sé qué me pasa.

Consejo

Estimado amigo:

¡A usted no le pasa nada! Esta experiencia le ha enseñado que el amor romántico suele no ser muy lógico. Su novia bien pudiera ser exactamente el tipo de mujer con la que usted algún día quisiera casarse, y sin embargo no ser la mujer precisa con la que debiera casarse.

Nosotros creemos que usted hizo lo correcto al decirle a su novia cómo se siente, aunque eso haya sido muy traumático para ella. Tal vez ella de veras lo ame y no quiera perderlo a usted, o quizás en el subconsciente la aterrorice un futuro sin un esposo o un padre para su hijo. De cualquier manera, la decisión más considerada y compasiva que usted puede tomar es dejar de verla. Cada vez que esté con ella es una nueva oportunidad para que ella renueve sus esperanzas y luego vuelva a sentirse desilusionada. Cuanto más pronto deje de verse con usted, más pronto podrá ella encontrar a un hombre que la ame y la valore.

Algunos hombres siguen cultivando amistad con mujeres a las que saben que no aman porque quieren seguir teniendo relaciones sexuales con ellas. Se dice que las mujeres acceden a tener relaciones sexuales porque desean amor, mientras que los hombres les declaran amor porque desean tener relaciones sexuales. Pero Dios diseñó el acto sexual para que fuera una expresión de amor entre esposos, y dispuso que las sustancias químicas que produce el cerebro durante el acto sexual fortalezcan el vínculo matrimonial. Esas sustancias químicas pueden unir a un hombre y a una mujer emocionalmente, llevando a parejas que cohabitan sin estar casadas a planear su boda a pesar de que los dos no estén seguros de que se aman.

Si usted está teniendo relaciones sexuales con su novia, le será aún más difícil dejarla, pero es imperativo que lo haga tan pronto como sea posible. Nadie (que no esté casado) debe permanecer en ninguna relación romántica con una persona, por ninguna razón, si no siente amor por ella. Ni la tristeza, ni la aflicción, y ni siquiera las amenazas de suicidio de parte de la pareja son razones que justifiquen seguir cultivando la relación con esa persona.

Los que ya han hecho sus votos conyugales pueden aprender a amar, pero los que aún no se han casado pueden evitar las dificultades y el quebranto de corazón al ser sinceros, como lo ha sido usted, y al tener el valor de alejarse a pesar de que le duela a la otra persona.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio