de 488
Caso 315

El asunto que tengo es muy penoso para mí y muy doloroso.... Sé que tengo que perdonar; además, no deseo dañar a mi hijo adolescente. Hace unos meses, descubrí que mi esposo me robó en varias ocasiones dinero en efectivo, así como otras cosas de valor. ¿Qué puedo hacer? Pensé en denunciarlo; pero es el padre de mi hijo, y no tiene para pagarme porque no trabaja....

Le permití que se quedara en casa porque... no quiero destruir mi matrimonio ¿Qué puedo hacer al respecto? Obviamente le guardo rencor y ya no confío en él.

Consejo

Estimada amiga:

En un matrimonio ideal, los cónyuges compartirían todo el dinero y las cosas de valor, de modo que sería imposible que uno de los dos le robara al otro. Por alguna razón, usted y su esposo no comparten todo, pero usted no dice por qué, así que no podemos hacer más que suponer la razón. Sí dice que su esposo no trabaja, pero no sabemos si es porque padece de una condición médica que impide que trabaje, o porque se encarga del aseo del hogar y de preparar las comidas para que usted pueda trabajar, o porque es perezoso. Cualquiera que sea la razón, es obvio que él cree que necesita más dinero que el que usted provee, así que traicionó su confianza al robárselo.

Le recomendamos, como asunto prioritario, que consulte a un buen consejero matrimonial. Este problema no comenzó con el robo, sino más bien por el hecho de que ustedes no pueden compartir las cosas el uno con el otro. ¿Cree usted que su esposo es perezoso y que debe aportar al sustento económico del hogar? De ser así, tal vez usted esté tratando de obligarlo a conseguir un empleo al no proveerle el dinero que él piensa que le hace falta. O quizás él sea adicto al juego de azar o a las drogas, y usted esté tratando de proteger la economía de la familia. Cualesquiera que sean las razones, usted necesita ayuda profesional. Unas cuantas palabras de consejo de nuestra parte no bastarán para resolver cuestiones tan serias como esas.

Mientras tanto, debe explicarle a su esposo que, con el acto de robarle, él violó la confianza que usted le tenía, y que no le queda más que suponer que él también le ha mentido acerca de otros asuntos. Si él quiere que usted vuelva a tenerle confianza, tendrá que ser franco con relación al dinero del que dispone, las compras que hace, las actividades en las que está involucrado, lo que hace por Internet, y las llamadas telefónicas y los mensajes de texto que envía y recibe. La evidencia demuestra que él no es digno de confianza, así que tiene que esforzarse por demostrar lo contrario.

La felicitamos por tratar de mantener intacto su matrimonio a pesar de la falta de integridad y de entereza de carácter de su esposo. Usted necesita la ayuda sobrenatural que Dios puede darle para perdonar y, al mismo tiempo, protegerse. ¿No es asombroso que Dios esté dispuesto a perdonarnos por todos nuestros pecados, aunque cometamos los mismos errores una y otra vez? ¡De veras es increíble que Él nos siga amando aun cuando lo traicionemos! Déjese guiar por el amor de Dios.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio