de 472
Caso 325

Tengo veintidós años, y cometí el peor error de mi vida. Tuve una relación que duró más o menos un mes. La terminé porque me enteré de que mi novio ya era casado. Pero tarde me di cuenta porque, producto de eso, estoy embarazada y él se desapareció: no quiere saber nada de eso.

Lo único que me pasa por la cabeza es quitarme la vida. Me siento una basura completa. No veo una salida a esto. Todos los días pienso en cómo puedo quitarme la vida, porque sé que mi vida está arruinada y nadie me aceptará así. Pienso en tirarme de un puente, lanzarme delante de un vehículo en marcha, o tomar una sobredosis. Lo único que quiero es que mi bebé no nazca sin padre, como nací yo.

Consejo

Estimada amiga:

Lamentamos mucho su desesperación y su falta de esperanza. Usted ha experimentado lo que se siente al nacer sin un padre, y desea que su hijo no pase por la misma situación. Es bueno que esté pensando en lo que más le conviene a su bebé, ya que esa criatura tiene mucho potencial, y está en sus manos su futuro. Ese bebé pudiera llegar a ser un profesor o un médico. Pudiera ser un juez o el presidente de un país. Las posibilidades son infinitas, y usted es quien tiene la facultad de crear un ambiente de amor y apoyo que hará que cualquier cosa sea posible.

Sobra decir que usted no había planeado tener un bebé en este momento, pero ya es demasiado tarde para preocuparse por eso. El bebé existe, y usted debe agotar su energía emocional y física cuidándolo y haciendo planes para él. Es una pérdida de tiempo pensar en maneras de quitarse la vida y preocuparse de cómo la juzgarán los demás. En vez de eso, usted puede tomar la decisión de asumir la responsabilidad de lo que ha hecho y planear el mejor futuro posible para su hijo.

En muchos países, su novio que ya está casado tendría que responder con la obligación económica que tiene con el hijo ilegítimo, aunque él no quiera. Cuando usted vaya a ver al médico por su embarazo, pídale referencias de agencias sociales que le ayuden a obtener apoyo económico. Cualquier hombre que tenga un hijo biológico es moralmente responsable del sustento económico del niño, y en muchos países el sistema judicial lo obligará a cumplir esa ley. No importa que la esposa se entere, ni que él se enoje y la amenace a usted. El niño merece recibir los recursos económicos tanto del padre como de la madre.

Es muy posible que su mamá o un familiar cercano estén dispuestos a ayudarla. Por supuesto que quedarán sorprendidos y desilusionados, pero eso va a pasar, y es algo que usted puede enfrentar por el bien del niño.

Dios comprende la situación por la que usted está pasando, y quiere ayudarla y darle fortaleza. Él entregó a su único Hijo Jesucristo para morir en la cruz a fin de que todos los pecados que usted ha cometido pudieran ser perdonados. Es un error considerar que algún pecado es peor que otros. Todo pecado nos separa de Dios, así que pídale perdón a Dios y luego permítale que la guíe de ahora en adelante. El poder de Dios le ayudará a sobrellevar este desafío difícil y todos los demás que se le presenten en el futuro.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio