de 492
Caso 15

[A los veinte años de edad]... conocí a un muchacho que me daba el tiempo que yo deseaba. Al año de ser su novia, tuve por primera vez relaciones con un hombre, o sea con él...

Pasaron cuatro meses, me salió trabajo en otra ciudad y decidí viajar. Al año de estar allá, [mi novio] me llamó un día para decirme que un examen descifró que él era VIH positivo. Como él siempre fue muy manipulador en la relación, pensé que era una mentira para que regresara con él. No me comuniqué más con él.

Al cabo de dos años, regresé a mi ciudad natal, me enamoré [de otro], y creo que este es el hombre que Dios tiene para mi vida. Pero hace dos meses, ese [joven] que fue mi novio violó a una niña. Ahora lo buscan, y en la fiscalía aparece que el diagnóstico es verdadero.... Aún no me he hecho el examen, y me duele mucho haber [echado a perder] mi vida y la del hombre al que amo actualmente.... Denme un consejo [para que] mi corazón, en medio de la adversidad, se llene de paz. ¡Ayúdenme! ¡Siento que no puedo más!

Consejo

Estimada amiga:

¡Qué suplicio el que ha estado viviendo usted! Lamentamos mucho que esté afrontado una experiencia tan terrible.

Usted nos pide que le aconsejemos cómo tener paz en el corazón. ¡Vaya y hágase el examen! No va usted a sentir paz alguna a no ser que sepa si ha sido o no infectada. Ni va a poder tomar ninguna decisión hasta que lo sepa. No deje que pase un día más sin pedir una cita para hacerse el examen lo más pronto posible.

No sabemos si su novio actual está enterado de la situación. Si él todavía no sabe nada de lo sucedido, dígaselo hoy mismo. Él merece saber, esté infectada usted o no. Además, él puede apoyarla cualesquiera que sean los resultados del examen o del caso jurídico de su ex novio. Si su novio actual la deja a causa de esto, entonces será evidente que él no es el hombre que Dios tiene para su vida.

Tampoco sabemos si usted ha tenido relaciones sexuales con su novio actual. Si las ha tenido, él juzgará aún más importantes los resultados del examen. Si resulta que usted tiene SIDA, anímelo a que él también se haga el examen cuanto antes.

No hay duda de que usted ha aprendido una valiosa lección mediante esta experiencia. Usted cree que ha echado a perder su vida. Pero debe saber que aun cuando resulte VIH positiva, su vida no tiene que echarse a perder. Actualmente muchísimas personas que son VIH positivas llevan vidas productivas y se dedican a instruir al público tocante a los peligros de las relaciones sexuales fuera del matrimonio. Millones de personas como usted tienen relaciones sexuales fuera del matrimonio sin tener en cuenta las consecuencias. El caso de usted puede motivarlas a reflexionar sobre su propia situación y a cambiar su manera de actuar. Y cuando usted ayuda a otros a mejorar su vida, la vida de usted tendrá un nuevo sentido.

Muchos creen que las normas de pureza sexual son restrictivas y pasadas de moda. Sin embargo, el caso suyo demuestra la razón por la que Dios estableció esas normas en la Biblia. Dios no quiere que nadie se contagie de SIDA, así que nos dio formas para evitarlo. Los que practican relaciones sexuales exclusivamente bajo la cobertura de sus votos conyugales no tienen más que una ínfima probabilidad de contagiarse de enfermedades venéreas, mientras que los que hacen caso omiso de esas normas corren un gran riesgo con cada relación sexual que tienen.

Estas recomendaciones representan sólo un punto de partida para tener paz en el corazón. No sentirá usted la paz verdadera sino hasta que le pida a Dios que perdone sus pecados y la purifique desde adentro hacia afuera. Una vez que lo haya hecho, invite a su Hijo Jesucristo a que forme parte de su vida diaria no sólo como su Salvador sino también como su Amigo. Él tomará las circunstancias en que usted se encuentra y les sacará el mayor provecho. Y le dará a usted esperanza para esta vida y para la eternidad.

Con afecto fraternal,

Linda y Carlos Rey

Información en este sitio