de 472
Caso 349

Hace casi un mes mi papá me pegó una cachetada por no pasarle el control remoto de la televisión. Toda mi familia se puso mal por eso, y yo desde ese día no he vuelto a hablarle. No sé qué hacer. Quiero perdonarlo, pero cada vez que me lo cruzo, no puedo decirle ni una palabra, y lo ignoro todo el tiempo. No quiero llegar al punto de odiarlo. Necesito que alguien me ayude.

Consejo

Estimado amigo:

Una cachetada es agresión física, y sabemos que debió de haberte dolido. Pero no pensamos que lo que más te lastimó fue el dolor. Sin duda lo que sientes aún más que el dolor es que tu papá te faltara el respeto. Por lo general, una cachetada es señal de menosprecio, y se da con la intención de dejar a la víctima aturdida y sin palabras. También es una manera de ejercer dominio, haciendo que quien recibe la cachetada se sienta inferior al agresor. A tu edad, al sentir que ya casi eres todo un hombre, no es de extrañarse que fuera devastadora esa falta de respeto de parte de tu papá.

Tal vez tu papá sienta que se justifica el haberte castigado físicamente por lo que consideró un acto de rebeldía. Es posible que él haya notado otra conducta tuya que le haya parecido rebelde, y que este incidente es la gota que colmó el vaso. No hay manera de que sepamos si has sido rebelde o irrespetuoso en el pasado, pero sí sabemos que los adolescentes tienden a responder de un modo negativo a las reglas y a la autoridad.

Sin embargo, una cachetada no es la disciplina apropiada para un niño o un adolescente, cualquiera que sea su edad. Tu padre no debió haberte golpeado. No es productivo ni da resultado agredir físicamente a un adolescente. Sólo hace que se sienta enojado y resentido, como te sientes tú. Tu papá debió más bien haberte privado de ver la televisión o de usar el control remoto por determinado período de tiempo. Esas consecuencias son más apropiadas como castigo para lo que tú hiciste.

Hay muchos hombres que crecieron en una época en que el único castigo que se empleaba era físico. Creen que golpear o pegarle a un hijo (o a la esposa) es la mejor manera de hacerse respetar en su hogar y que es el mejor método de disciplina. A veces esos hombres son tercos e inflexibles, y es difícil llegar a convencerlos de que su forma de disciplina no es apropiada y no da resultado. No conocemos a tu padre, así que no podemos dar por sentado nada acerca de él, pero si no llega a pedirte perdón, quizá se deba a que sea esa clase de hombre. Frente a esa actitud, no queda más que determinar que vas a ser diferente, y que no vas jamás a tratar a tus futuros hijos como se te ha tratado a ti.

Nos alegramos de que desees perdonar a tu papá. Se ha demostrado que el guardarle rencor a alguien produce hormonas relacionadas al estrés que afectan la salud. Pero es aún más importante que Jesucristo no sólo enseñó que nuestro Padre celestial no nos perdonará nuestros pecados si no perdonamos a otros por lo que nos han hecho, sino también nos mostró cómo es posible hacerlo al morir en la cruz y perdonar incluso a los soldados que lo crucificaron.1 Así que aunque tienes razón para estar enojado y resentido, lo que más te conviene es perdonar a tu padre por lo que te hizo.

Te deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Mt 6:14-15; Lc 23:34

Información en este sitio