de 492
Caso 323

Me casé a la edad de veinticuatro años con una joven a la que amaba profundamente.... El amor por esa mujer me hizo abandonar todo y casarme con ella. En la actualidad, tenemos dos hermosos hijos, los cuales amo más que a mí mismo. Pero hace unos meses descubrí a mi esposa siéndome infiel con otro hombre a quien conoció en el trabajo y del cual se enamoró a tal punto que planearon marcharse los dos... hasta que me di cuenta. Por mi amor le dije que la perdonaría, pero que se apartara de esa relación. Pero siguió en esos días en el mismo actuar.

¡Ya no aguanto más! Me siento desesperado, sin ganas de nada. Incluso he pensado en suicidarme, pero por amor a mis hijos no lo he hecho. Me dice que nos separemos, pero yo crecí sin el amor de un padre, y no quiero lo mismo para ellos.

Consejo

Estimado amigo:

Lamentamos mucho su situación. El ser traicionado por la persona que prometió amarlo para siempre es un golpe devastador. La ruptura de su hogar y de su familia no es algo que usted esperaba, y eso le ha causado un trastorno en sus emociones. Sin embargo, nos tranquiliza el saber que ha descartado la idea de quitarse la vida, pues a pesar de que eso pudiera sacarlo de su sufrimiento, también dejaría a sus hijos sin su amor y protección de padre, los cuales ellos necesitan con urgencia.

No entendemos por qué dice que no desea que sus hijos crezcan sin el amor de un padre como le sucedió a usted. Es como si creyera que su esposa va a llevárselos lejos de usted. Si es así, debe consultar con un abogado para que pueda interponer una demanda por la custodia de sus hijos. El juzgado decidirá qué es lo mejor para ellos, pero en definitiva lo animamos a que haga todo lo que esté a su alcance para obtener la custodia, ya sea completa o compartida. Y cualquiera que sea el arreglo al que lleguen, usted debe poner a un lado su dolor y aprovechar cada momento con sus hijos mostrándoles constantemente que los ama y se interesa por ellos. Es muy importante el consuelo amoroso que les dé en medio de la confusión y del dolor que experimentarán.

Dios diseñó el matrimonio como un entorno confiable y seguro en el cual se crían los hijos. Su esposa les ha robado a sus hijos ese entorno, así que depende de usted darles la mayor seguridad posible. Le recomendamos que le pida a Dios que Él sea su fortaleza. Pídale que le perdone sus pecados en el nombre de su Hijo Jesucristo, y que le dé esperanza para el futuro. Busque una iglesia donde las personas reflejen el amor de Dios y practiquen los principios bíblicos, y asista con sus hijos para que todos puedan cultivar amistades con personas que les ayuden a crecer en su fe. No va a ser fácil superar este trauma, pero con la ayuda de Dios sabemos que podrá lograrlo.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio