de 552
Caso 515

Soy casado y tengo dos hijos. Me enamoré de una joven veinte años menor que yo. Ambos estudiamos en la misma universidad. Al principio todo fue genial, ya que yo tenía problemas con mi esposa y esa nueva relación sirvió de alivio para mí.... Pero ahora, dos años después, parece que mi novia no quiere ya tener relaciones conmigo. Siempre está poniendo excusas para evitar que yo la toque o la acaricie. Le pregunté qué pasa, y ella dice que se siente mal porque mi esposa le mandó mensajes feos.... Mi novia dice que me ama, pero que debo darle tiempo para que ella pueda comprender lo que está pasando. Yo me siento desesperado, ya que pienso que ya no me ama y esa es la razón de su alejamiento. ¿Qué puedo hacer?

Consejo

Estimado amigo:

Nos alegramos de que nos pregunte qué puede hacer, porque sí tenemos un consejo para usted. Si es un hombre sabio, tomará muy en serio esta respuesta a su pregunta.

Usted dice que se enamoró de su novia y que se siente desesperado al pensar que ella ya no lo ama. Quisiéramos poder preguntarle cómo define usted el amor. ¿Diría usted que el amor es mostrar mucho interés y afecto por otra persona? Sin duda usted cree que es eso lo que siente por su novia. Claro está que el sentir eso por una persona quiere decir que uno quiere lo mejor para ella. ¿Diría usted entonces que quiere lo mejor para su novia?

Pero ¿qué es, en realidad, lo mejor para ella? ¿Es mejor que ella se quede con un hombre casado que tiene la responsabilidad de proveer el sustento económico y emocional para su esposa y sus dos hijos? ¿Es mejor que pase año tras año como «la otra mujer», sin tener jamás un esposo ni una familia propia? ¿Es mejor que se quede con un hombre que ya ha demostrado que no cumple las promesas que hace? ¿Es mejor que ella desperdicie su vida, siempre consciente de que está contribuyendo a la infelicidad de la verdadera familia de usted?

¡Claro que no! Si usted es capaz de reflexionar y analizar la situación imparcialmente, reconocerá que la relación con su novia pudiera satisfacer en parte lo que cree que necesita usted, pero en definitiva no satisface lo que necesita ella. No es lo mejor para ella; por el contrario, es una relación insensata y peligrosa.

Así que la respuesta que le tenemos es que cumpla las promesas que le hizo a su esposa cuando se casó con ella. Busque consejería matrimonial para resolver los conflictos entre los dos. Dedíquese a hacer lo que más les conviene a sus hijos en vez de pensar de manera exclusiva y egoísta en lo que más le conviene a usted. Deje de comunicarse con la otra mujer, y no busque a ninguna más que se convierta en «la otra».

Tal vez usted piense que es imposible que su matrimonio vuelva a tener éxito. Pero con Dios, todo es posible.1 Admita que ha sido egoísta y pecador, y ruéguele a su esposa que lo perdone. Pídale a Dios perdón en el nombre de su Hijo Jesucristo. Usted puede volver a comenzar una vez que Dios lo haya perdonado. ¡Hágalo hoy mismo!

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 Mt 19:26; Mr 10:27; 14:36

Información en este sitio