de 468
Caso 270

Tuve un noviazgo de cuatro años.... Tuvimos problemas, y él decidió romper la relación. Hace un año regresó arrepentido, y fui débil y le di la oportunidad. Nuevamente tuvimos problemas, y se marchó con otra mujer. Hace dos meses regresó, y le creí nuevamente. Me siento mal y frustrada porque, siempre que regresamos, tenemos intimidad sexual, y a veces pienso que sólo me usa y me quiere por eso.

¡No sé qué hacer! Mi autoestima está por los suelos. Tengo veinticinco años y me siento muy sola, y hasta a veces me dan ganas de no vivir. Tengo miedo de no encontrar a otra persona que me ame, puesto que él ha sido el único amor de mi vida. Llevo siete años metida en esta relación, siempre él terminándome y yo perdonándolo.

Consejo

Estimada amiga:

Usted dice que no sabe qué hacer, pero eso no es cierto. sabe qué hacer, pero nos está consultando con la esperanza de que le demos otra opción. Es más, todos los que escuchen o lean su caso también sabrán lo que debe hacer. ¡Deshágase de ese hombre y dígale que no vuelva a comunicarse con usted jamás!

Con razón que su autoestima está por los suelos. Usted ha permitido que él le falte al respeto una y otra vez, de modo que ahora no puede respetarse a sí misma. Se ha dejado embaucar por las mentiras y las promesas que él le ha hecho, y él ha respondido pisoteando su confianza repetidas veces. Usted se ha dejado llevar por sus emociones en vez de escuchar la voz de la razón. ¡Ya es hora de ponerle fin a ese ciclo y comenzar de nuevo!

Las mujeres que dejan que se les use como convenientes compañeras sexuales siempre tendrán baja autoestima. Entregan el cuerpo esperando recibir amor, mientras que esos hombres prometen el amor a fin de obtener satisfacción sexual. Por el contrario, cuando el acto sexual se reserva para el matrimonio, tal como enseña la Biblia, en vez de ser dos conceptos diferentes, el amor y el sexo se entrelazan. El plan de Dios es que la relación sexual sea una expresión de amor sagrada entre un hombre y una mujer que han prometido vivir juntos el resto de su vida.

¿Está segura de que quiere un futuro con una vida como la que ha llevado los últimos siete años?   ¿Desea quedar embarazada, tener uno o dos hijos, y que ese hombre todavía siga persiguiendo a otras mujeres? Eso es lo que muchas mujeres han optado por hacer debido al temor que sienten de afrontar solas el futuro. Como resultado, terminan pasando el resto de su vida arrepintiéndose de haber tomado esa decisión.

Le recomendamos que consulte los Casos 210 y 250 para que considere otras ideas que bien pudieran ayudarle a volver a comenzar. Todavía no es demasiado tarde. ¡Comience hoy mismo!

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio