de 480
Caso 288

Me siento frustrado al no poder vencer un hábito que adquirí desde los quince años. Tengo veintitrés, y soy adicto a la pornografía. No la puedo evitar.... Soy universitario con muy buenas calificaciones. He oído comentarios en donde algunos padres me ponen de ejemplo para sus hijos; pero sólo yo sé cómo vivo, y estoy luchando día a día para tratar de evitar este vergonzoso hábito.

Consejo

Estimado amigo:

Nos alegramos de que nos haya contado su caso como el primer paso que da para superar este vicio destructivo. Para algunos, la pornografía es un mal hábito esporádico que hace que se sientan culpables, avergonzados y frustrados en las relaciones humanas. Pero según muchos expertos, es probable que ese mal hábito se convierta en un vicio. Cada vez más exposición a la pornografía hace que el cerebro emita sustancias químicas (llamadas neurotransmisores) que el cuerpo comienza a ansiar, muy parecido a la manera en que los adictos a las drogas ansían la droga que les gusta. Pero al igual que con las drogas callejeras, el cerebro pronto emite la señal de que necesita esas sustancias químicas para sobrevivir. Esa señal de parte del cerebro es el vicio. Y cuanto más uno se entrega a las ansias de consumir, más se emiten las sustancias químicas, produciendo un círculo vicioso que nunca queda satisfecho.

Para quebrar la adicción, es necesario abstenerse por completo y sufrir los síntomas del síndrome de abstinencia que se manifestarán cuando al cerebro se le priva de las sustancias químicas que ansía consumir. De nada servirá tratar de reducir o manejar una moderada exposición a la pornografía, porque al cerebro hay que obligarlo a que rompa por completo la conexión que ha formado entre la pornografía y esas sustancias químicas. Esto pudiera dar como resultado sueños tormentosos o noches de insomnio, con lo que comprueba el poder que las sustancias químicas ejercen sobre el cuerpo cuando uno ni siquiera está despierto.

Comience a guardar un registro de todas las veces que se siente tentado a ver imágenes pornográficas. ¿Mira usted las revistas exhibidas cerca de las cajas registradoras a la salida de las tiendas? ¿Ve a diario carteleras que exhiben a mujeres semidesnudas? ¿Sintoniza programas de televisión o ve películas que contienen imágenes tentadoras? ¿Emplea usted una computadora en un lugar privado? ¿Va a lugares en que las mujeres se visten de un modo seductor? Todas esas situaciones desencadenan las ansias que siente. Examine el registro que lleva de lo que está haciendo, y conciba una manera de evitar cada situación que lo induce a ser tentado. Anote las decisiones que tome para evitar estas situaciones que desencadenan la tentación.

Muchas veces al vicio de la pornografía lo avivan las emociones negativas. ¿Se entristece o se deprime usted, y busca consuelo en la pornografía? ¿Con frecuencia siente que ha fracasado o ha sido rechazado? ¿Se siente solo o aburrido por tener demasiado tiempo sin nada que hacer? Esos sentimientos también desencadenan la tentación, y para ponerlos al descubierto usted tiene que consultar con un consejero profesional o un amigo de confianza con el que pueda hablar con toda franqueza.

El apóstol Pablo escribió: «La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual; que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos, que no conocen a Dios.»1 Con eso San Pablo le está dando a usted una solución y esperanza para superar su problema. Él dijo que usted debe «aprender a controlar su propio cuerpo». Es posible aprender a dominar su cuerpo, pero será mucho menos difícil si usted decide aceptar a Jesucristo, el Hijo de Dios, como su Salvador personal. Él puede ayudarlo de una manera integral. Lo ama y conoce sus problemas, y conoce su cuerpo mejor que usted mismo. ¡Dele la oportunidad hoy mismo!

Le deseamos lo mejor,

Linda
____________________
1 1Ts 4:3-5

Información en este sitio