de 492
Caso 415

Desde pequeño vi cómo peleaban mis padres. Pasó el tiempo, y se separaron. Yo crecí con muchos problemas de autoestima e inseguridad. Pero con tratamiento psicológico he mejorado mucho a fin de no cometer los mismos errores de mis padres.

Ahora amo a una chica y ella a mí, pero cada vez que ella me pide que nos casemos pongo excusas y cambio el tema. Me da miedo fracasar como mis padres, o pensar en todas las responsabilidades que implica casarse. Estoy buscando estabilidad en mi vida, un buen trabajo y dinero para en un futuro comprar mi casa y auto. Pero por mi actitud le he dado motivo a mi novia para que no confíe en casarse conmigo.... A veces pienso que ella es la indicada para mí, pero siento miedo e inseguridad cuando me dice que nos casemos. Llevamos dos años y medio de novios.

Consejo

Estimado amigo:

Lo felicitamos por sobreponerse a las dificultades de su niñez y por optar por tomar mejores decisiones y hacer una vida diferente para sí mismo. Estamos de acuerdo en que el matrimonio implica muchas responsabilidades y que debe estar muy seguro antes de tomar la decisión de casarse. Si más personas tuvieran esa actitud, habría en definitiva más matrimonios felices.

Usted ama a esta joven lo suficiente como para haber sido su novio por dos años y medio. ¿Puede imaginarse la vida en el futuro sin ella? Medite en cómo pasaría usted el tiempo si terminara la relación con ella. ¿Cómo se sentiría si ya ella no formara parte de su vida?

Si puede imaginarse una vida feliz sin su novia, entonces debe ponerle fin al noviazgo de una vez. No es justo que usted siga cultivando una relación con ella que no tiene futuro.

En cambio, si la sola idea de vivir sin ella lo atormenta y parece inconcebible, entonces ya es hora de dejar a un lado sus temores y planear una boda.

Nosotros no recomendaríamos que nadie se casara basado únicamente en sus emociones, pero en el caso suyo las emociones negativas del temor y de la incertidumbre están surtiendo el efecto de paralizarlo. Usted debe examinar sus sentimientos más profundos para cerciorarse de que su amor sea lo bastante fuerte para correr tal riesgo.

Hay Uno solo que puede ayudarlo a proceder debidamente. Se trata de nuestro Padre celestial, a quien podemos confiarle todas nuestras emociones y todos nuestros sueños. Si le pide que lo guíe y le ayude a tomar sabias decisiones, Él lo hará. Y más importante aún, si decide aceptar a su Hijo Jesucristo como Salvador, tendrá un amigo que lo ayude en la toma de todas las decisiones importantes de la vida. Cuando confiamos en Él, aseguramos el futuro, tanto en este mundo como en la eternidad.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio