de 463
Caso 233

Hace poco conocí a una chica y [nos hicimos novios. Ahora ella] está embarazada. La quiero, y mi decisión ha sido amarla y brindarle a mi hijo o hija una familia dentro de un hogar bien formado, es decir, asumir mi responsabilidad de lo hecho.

El problema está en que mi novia tiene veintiún años y aún depende de sus padres. Hasta hace poco ella estaba decidida a continuar con los planes de casarnos y con la convicción de tener el bebé, pero últimamente está indecisa por cuanto teme causar una decepción a los padres. Siente miedo, y además aduce que no es el tiempo para ella de tener un niño y contraer matrimonio por las metas que aún quisiera alcanzar en lo profesional....

Ella está pensando en practicarse un... aborto.... Todo esto hace que mi decisión de casarme esté en duda, porque veo que no existe una disposición de ella de enmendar su vida.... Le he hecho ver que no estoy de acuerdo con el aborto y que, si toma esa decisión, será de su absoluta responsabilidad.... ¿Debo hacer algo más por evitar que se cometa un crimen contra mi hijo?

Consejo

Estimado amigo:

Su caso nos entristece por varias razones. La primera razón, y la más importante, es que nos da pesar por el hijo que está en inminente peligro de ser desechado, como si fuera una bolsa de basura. La segunda razón es que tal vez usted jamás llegue a tener a ese hijo en brazos ni a verlo crecer, y que siempre se ha de sentir culpable, más bien, por el papel que usted jugó en su destrucción.

Usted dice que, si su novia se practica un aborto, toda la responsabilidad recaerá sobre ella. En realidad, si usted no hubiera tenido parte en concebir a ese hijo, ahora ella no estaría considerando la opción de destruir a la criatura. Cuando usted decidió tener relaciones sexuales con ella sin que estuvieran casados, al mismo tiempo decidió darle a ella pleno poder sobre los hijos que pudieran resultar de esa unión.

Usted nos pregunta si hay algo más que debiera hacer para impedir que ella cometa un crimen contra su hijo. Lamentablemente, el problema consiste en que usted no puede impedir que lo haga. Las leyes de muchos países le otorgan a ella pleno control sobre lo que haya de sucederle a su hijo hasta el momento en que dé a luz.

Sin embargo, si estuviera seguro de que ama a su novia y de que pudiera cuidar y sustentarla a ella y al niño, podría usted, por su propia cuenta, acudir a los padres de ella. Usted tendría que estar dispuesto a darles la cara, reconocer su responsabilidad como padre de la criatura, y luego asegurarles y prometerles lo mucho que desea cuidar a la hija de ellos de aquí en adelante. Lógicamente tendría que comprender que es posible que tanto ellos como su novia lo rechacen. De modo que pudiera ser que con eso lo perdiera todo. Pero al menos así tendría la seguridad de haber hecho lo que estaba a su alcance.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio