de 480
Caso 335

Tengo un novio desde hace nueve años, al que amo mucho, y pienso que ese es el motivo por el cual soporto tantas cosas. Tuve problemas con su madre por cosas insignificantes. Ella interviene demasiado en su vida. Él me gritó frente a ella, y me faltó al respeto con palabras horribles. Así mismo tiene dos hermanas que también intervienen en su vida.... Él vive con una de ellas, que lo cuida.

Hemos tenido planes de casarnos, pero siempre uno de los dos pone pretextos. Yo quería terminar la universidad, y él, tener dinero para la boda; pero a la final no llegamos a ningún acuerdo sobre ese tema. Él tiene [mal] carácter. Por todo grita y se enoja. Yo, en cambio, soy muy paciente y confiada. Sí tengo la ilusión y la esperanza de formar un hogar con él, pero no sé de qué manera actuar ante tantos inconvenientes.... Esta situación me está atormentando, y me siento muy deprimida y triste; pero es como si Dios me diera fuerza para continuar con [mi novio] a pesar de todo.

Consejo

Estimada amiga:

¿Cómo es posible que usted quiera casarse con un hombre como el que describe? La trata mal, tiene mal carácter y se enoja con frecuencia. Entre usted, la mamá y las hermanas, él las prefiere a ellas. Y necesita que una de las hermanas lo cuide, como si no pudiera cuidarse él mismo.

¿Acaso se siente usted desesperada por tener un esposo? ¿Es tan poco lo que se valora que piensa que ningún otro hombre se casaría con usted? ¿Ha estado con ese novio tanto tiempo que piensa que es inevitable que se case con él?

¡Le rogamos que deje a su novio hoy mismo! No desperdicie ni un día más con él. Usted ha perdido nueve años, y eso ya es demasiado. Cuando un hombre trata mal a una mujer antes de casarse, en definitiva la tratará diez veces peor después de casarse. Cuando una familia interfiere con un noviazgo antes de la boda, interferirán mucho más después de la boda. Y cuando un hombre no es capaz de vivir por su cuenta sino que necesita que lo cuide su hermana, él no está listo para cuidar a una esposa.

Usted dice que es como si Dios le hubiera dado la fuerza para continuar con su novio a pesar de todo. Es cierto que Dios nos da fuerza. Pero no culpe a Dios de mantenerla en esta relación que es tan negativa. Dios quiere que a usted se le trate con amor, cariño y respeto. Él la ama y tiene un plan maravilloso para su vida. Pero usted debe confiarle su futuro a Él y no a un sueño ilusorio. Pídale a su Hijo Jesucristo que sea su Guía y su Salvador.

Le deseamos lo mejor,

Linda

Información en este sitio