de 484
Caso 174

Soy casado, y tengo un lindo bebé de dos años y medio. Cuando llego de trabajar, quisiera pasar todo el tiempo con mi esposa e hijo; pero cuando me voy a trabajar, la tentación llega a mi vida y engaño a mi esposa con otras mujeres. Lo hago con conocimiento de que eso no es bueno, y quisiera confesarle a mi esposa el daño que le estoy ocasionando. Pero me da temor de que pueda perderla a ella y a mi hijo.

No sé qué hacer. Ya no quiero engañarla de esa manera. Quiero cambiar mi vida completamente.

Consejo

Estimado amigo:

Usted ha dado el primer paso necesario para alcanzar la meta de cambiar su vida por completo. Ha reconocido que lo que está haciendo es malo, y ha tomado la decisión de abandonar su conducta peligrosa y destructiva.

Pero ¿de veras quiere cambiar? Usted dice que sí, pero también da a entender que sigue tomando las mismas malas decisiones vez tras vez, a pesar de que no quiere hacerlo. Así que si de veras quiere cambiar su vida por completo, debe encontrar algo que pueda cambiar en sus circunstancias que haga que sea más difícil volver a caer en la tentación en el futuro.

¿Le sería posible buscar otro empleo donde nadie sepa la fama que tiene de mujeriego? Si encontrara otro trabajo, sería mucho más fácil volver a comenzar desde cero. A partir del primer día, pudiera contarle a toda mujer que conozca acerca de su esposa y de su hijo, y dejar en claro que usted es un esposo y padre de familia comprometido. Si alguna mujer tratara de ganar su atención personal, usted podría siempre cambiar el tema y hablar más bien sobre su esposa, o podría evitar cualquier contacto con esa mujer tanto como fuera posible.

Ya sea que encuentre o no un nuevo empleo, piense de continuo en su familia en lugar de pensar en otras mujeres. Ponga fotos de su esposa y de su hijito en su escritorio, en su vehículo o en cualquier otro lugar donde las vea con frecuencia. Llame o envíele un mensaje electrónico a su esposa en cada oportunidad que tenga, sólo para decirle que la ama y que está ansioso por volver a casa. Determine que nunca estará sólo con ninguna otra mujer excepto su esposa, y rompa de inmediato toda relación social que aún tenga con otras mujeres. Eso incluye toda comunicación por teléfono, por correo electrónico, por Internet, en los tiempos libres mientras trabaja, o en almuerzos y comidas. ¡Nada de eso con ninguna otra mujer! Responda a toda pregunta al respecto con la explicación: «Amo a mi esposa, y debo hacer lo que más le conviene a mi familia.»

¿Está engañando también a su patrón al mantener relaciones personales en horas de trabajo? Usted dice que el engaño ocurre cuando se va a trabajar, así que al parecer está mintiéndoles a algunas personas en cuanto al lugar donde está y a lo que está haciendo. Si es así, es probable que le falten las cualidades de la honradez y la integridad en todos los aspectos de su vida. Usted necesita volver a comenzar desde cero.

Hace falta ayuda sobrenatural para cambiar de adentro hacia afuera y comenzar de nuevo. Pero la buena noticia es que Dios quiere ayudarlo a cambiar. Es más, su Hijo Jesucristo ya pagó el castigo eterno por las mentiras, el engaño y las otras infracciones suyas de las leyes divinas. Si usted le pide a Dios que perdone sus pecados y le permita volver a comenzar desde cero, Él lo hará. Y si ora todos los días y lee la Biblia, Dios le dará la sabiduría y la fuerza que necesita para arreglar cuentas con su esposa y tomar las decisiones en el futuro que sean acertadas.

Le deseamos lo mejor,

Linda y Carlos Rey

Información en este sitio